Mourinho está en el peor momento de su carrera

Mourinho en el Manchester City-Chelsea
Foto: REUTERS
Actualizado 07/10/2015 13:24:13 CET

MADRID, 6 DE OCTUBRE (EDIZIONES)

   A estas alturas, a toda persona que le gusta el fútbol y está un poco al día de la actualidad de este deporte, sabe quién es Mourinho. Como para no saberlo, ya que es un personaje que está, pase lo que pase, en todas las portadas de todos los tabloides deportivos, ya sean nacionales o extranjeros. En casi cada jornada, Mou es protagonista, ya sea por sus declaraciones, por sus enfados o por sus gestos en el banquillo.

   Es, probablemente, el personaje más polémico del fútbol mundial. Nadie, o muy pocos, son capaces de cuestionar su trayectoria deportiva y su capacidad para ser uno de los mejores entrenadores del mundo. Pero muchos sí se cuestionan al personaje en sí. Por sus declaraciones sobre todo. Y esta temporada, además, también se le puede cuestionar deportivamente, ya que los resultados que está obteniendo tanto en la Premier como en la Champions League están siendo algo más que regulares. Son malos, la verdad. Está a un sólo punto del descenso en la liga inglesa. Y eso es demasiado para el Chelsea o para cualquier equipo de Mourinho.

   Si la faceta deportiva te sostiene porque consigues buenos resultados, entonces la faceta extradeportiva no importa tanto que se te critique por ello. Pero si la faceta deportiva falla, ya no hay defensa posible. Eso es lo que le está pasando en estos momentos, cosa que nunca le había ocurrido antes.

   El propio Mourinho ha reconocido que está en el peor momento de su carrera. Está perdiendo partidos, y además, no juega nada bien al fútbol. Mientras, los rifi rafes con Wenger continúan. Y con Pelegrini. Y con la FA. Hay más. Porque también ha tenido polémicas con el ex-portero del Real Madrid y ahora meta del Oporto Iker Casillas, cuando dijo que cobraba demasiado dinero en el equipo luso.

   No sólo las ha tenido con entrenadores rivales, o con rivales en general. También las ha liado dentro del equipo. Tiene a media plantilla enfadada. Como Hazard o Terry, dos de los últimos blancos de la ira del portugués. Ha culpado de varias derrotas a ciertos jugadores y eso no ha sentado nada bien en el seno de la plantilla londinense. Por culpar culpa hasta al equipo médico si hace falta.

   El tema de los arbitrajes también lo ha tocado mucho esta temporada. Tampoco es nuevo esto, ya que allá por donde ha ido se quejado de los arbitrajes, siempre en su contra. Ya fuera en Portugal, Italia, España o Inglaterra, sus perlas ha dejado culpando de sus derrotas a las decisiones de los colegiados.

   Mourinho es sinónimo de títulos. Así se ha demostrado durante toda su carrera. Pero Mourinho también es sinónimo de quejas, protestas, declaraciones explosivas y de enfrentamiento. Y eso también ha quedado demostrado. Él es así, y no va a cambiar nuca. Aquél equipo que lo fiche para entrenar sus filas ya sabe lo que hay. Desde luego, lo que no hace José Mourinho es mentir a nadie. Él es así. Al menos, es congruente.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies