Muriel: "Nunca bajé los brazos ni dejé de trabajar"

Contador
Publicado 13/02/2018 17:53:37CET

MADRID, 13 Feb. (EUROPA PRESS) -

El delantero colombiano del Sevilla, Luis Fernando Murial, recalcó que "nunca" se rindió ni dejó de "trabajar" pese al mal momento que pasó en sus primeros meses con el equipo, situación que achacó a la "ansiedad" por tener que demostrar que era el fichaje más caro de la historia del club.

"Nunca dejé de trabajar, de perseverar, sabía que era un momento que tenía que pasar y que iba a llegar la recompensa a mi trabajo. Nunca bajé los brazos, seguí luchando, seguí trabajando y al final obtuve los resultados que yo quería", señaló Muriel a 'SFC Radio', medio oficial del club.

Además, el goleador no se olvida de que "también ha sido muy importante" la llegada al banquillo de un Vincenzo Montella, al que ya había tenido en la Sampdoria, y que le dio una "confianza" que le devolvió "esa tranquilidad que necesitaba" para rendir al nivel de los últimos partidos.

El sudamericano cree que "esas ganas de demostrar desde el inicio" el por qué de su fichaje y "por qué se había pagado tanto" por él le llevó a tener "ansiedad" y a cometer "errores" que "normalmente" no suele tener. "Gracias a Dios pude superar y revertir toda esa situación mala que se había creado en el inicio. Ahora estoy contento con el presente y con el ánimo de seguir por ese camino", celebró.

"El estar confiado es todo. Estar bien mentalmente te hace jugar con otro ritmo, con tranquilidad, te lleva a que las cosas salgan de la mejor manera. Creo que la tranquilidad y la confianza lo es todo para un futbolista y en mi caso creo que lo he podido demostrar", añadió al respecto.

En este sentido, Muriel aclaró que para un futbolista tener confianza no se limita "sólo" a jugar sino que "se ve en muchos más aspectos" como el sentirse "importante". "Eso se nota, no solamente en el fin de semana en el campo, sino en el día a día, y eso es lo que más me ha ayudado en este tiempo", admitió, recalcando "la emoción única" cuando recibió la ovación del Sánchez-Pizjuán tras ser sustituido ante el Leganés.

"Entonces me siento orgulloso de todo el trabajo que hice y de lo que tuve que pasar, solamente te das cuenta en ese momento. Ahora viene lo más duro que es mantenerse por ese camino y gracias a Dios lo estoy logrando", indicó el delantero sevillista, que tranquilizó sobre su estado físico porque paró "a tiempo" el pasado domingo ante el Girona cuando sintió "esa carga de más".