El presidente del Marsella asegura que ha visto "muy pocos incidentes" de sus aficionados

Publicado 14/05/2018 21:51:39CET

MADRID, 14 May. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Olympique de Marsella, Jacques-Henri Eyraud, advirtió que no tenían previsto en su primer año al frente del club que pudiesen jugar ya la final de la Liga Europa como sucederá este miércoles ante el Atlético de Madrid y se mostró esperanzado de que no haya altercados con su afición, de los que ha visto "muy pocos incidentes" cuando se ha desplazado con el equipo.

"Hay presión, pero hemos llegado tan lejos que el estado de ánimo de los chicos es el de jugar libremente y de divertirse", expresó Jacques-Henri Eyraud en la radio francesa 'RMC', donde desveló los problemas físicos de la estrella del equipo, Dimitri Payet, que tuvo "molestias antes del partido ante el Guingamp". "Espero que pueda jugar, todavía es duda, pero tengo un buen presentimiento", añadió.

El dirigente recordó que es la "primera temporada completa" que han pasado al frente del club y que por ello no habían "previsto jugar la final de la Liga Europa". "Hemos tomado la iniciativa, estamos en la fase de inversión y reconstrucción", aseguró.

Tras esta final, se jugarán en la última jornada estar en la Liga de Campeones si no lo han conseguido al conquistar el título en Lyon. "Una clasificación para la Liga de Campeones representa mucho dinero, pero dentro de nuestros planes, no estaba previsto al término del primer año, no tenemos nada que perder", señaló.

Además, sobre si pueden rivalizar, como hace el Atlético en España con el Real Madrid y el FC Barcelona, con el PSG en Francia, dejó claro que los rojiblancos "han llegado varias veces a la final de la 'Champions' sin tener el presupuesto del Real Madrid o Barcelona". "Pero esto lleva tiempo", puntualizó.

Finalmente, Eyraud se refirió a sus aficionados y los posibles incidentes que puedan protagonizar. "Me he desplazado mucho por Francia y por Europa para seguir al Olympique y he visto muy pocos incidentes de nuestros aficionados. Ellos son responsables y nosotros les vigilamos, pero el mensaje es claro: ir directo al estadio y si no tienes entrada, no te desplaces. Es necesario que sea una fiesta, el fútbol no es la guerra", apuntó.

"Me enorgullece que el equipo aporte valores de empatía y solidaridad en Marsella y más allá. Este equipo es único y muy francés, sufre. Es un equipo de Francia apoyado por muchos franceses", sentenció el presidente.