La RFEF pide a la UEFA la destitución de Miguel Cardenal

Publicado 28/01/2015 22:22:12CET

MADRID, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

La junta directiva de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), reunida en Madrid este miércoles, ha pedido a la UEFA la destitución del Secretario de Estado para el Deporte, Miguel Cardenal, a quien no quieren en el Consejo Internacional de Arbitraje Deportivo (ICAS).

La Federación nacional, que considera un "desmesurado intervencionismo del Consejo Superior de Deportes", acordó enviar un escrito a la UEFA solicitando la destitución de Cardenal de "cuantos cargos haya podido asumir en comisiones o áreas de trabajo e insistiendo en que le sea retirado el apoyo de la propia UEFA para ser miembro del ICAS", indicó la RFEF en un comunicado.

"Del mismo modo, se acordó enviar un escrito de información a la FIFA comunicando nuestra queja más severa por la intromisión ilegítima del Consejo Superior de Deportes en materias reservadas al fútbol español", añade la nota enviada por él ente presidido por Ángel María Villar.

Además de las medidas acordadas, la RFEF, dijo que adoptarán una serie de medidas como "protesta y defensa ante las reiteradas actuaciones contrarias al fútbol adoptadas en los últimos años por parte del CSD y ha decidido diseñar con carácter de urgencia una hoja de ruta de actuaciones y fechas para poner en práctica las mismas, entre las que se contemplan paros parciales del fútbol español, sin descartar la paralización de todas las competiciones".

Por su parte, la RFEF argumentó su reacción por "la supresión de las subvenciones de ayuda al fútbol base; la persecución y acoso a un fútbol aficionado cada vez más necesitado y otras cuestiones que reflejan una animadversión manifiesta hacia un deporte que tantas glorias ha dado a España en los últimos tiempos, en todas las categorías y especialidades, son los motivos que han generado estos acuerdos adoptados por unanimidad de todos los estamentos y miembros representados en la Junta de la RFEF".

"Estos han reconocido verse sorprendidos en su buena fe tras renunciar voluntariamente a la subvención ordinaria del Estado durante tres años consecutivos, 2012, 2013 y 2014, en beneficio de otras federaciones con menos recursos en una acción plena de solidaridad, uno de los valores más importantes del fútbol universal", sentenció la RFEF.