El Zaragoza rompe la racha triunfal del Barcelona

Actualizado 27/01/2006 1:02:00 CET

ZARAGOZA, 27 Ene. (EUROPA PRESS)

El Real Zaragoza rompió ayer la racha victoriosa del FC Barcelona, que sumaba 18 encuentros consecutivos saldados con triunfo, al imponerse con contundencia (4-2) en la ida de los cuartos de final de la Copa del Rey en un partido que cambió de signo entre los minutos 22 y 28 del primer acto, en los que el conjunto maño anotó sus tres primeros goles.

Tres llegadas de forma prácticamente consecutiva dejaron contra las cuerdas a un equipo inabordable en los últimos cuatro meses, pero el empuje y los argumentos futbolísticos del actual campeón liguero le volvieron a meter en el partido, con dos tantos. En el minuto 94, el Zaragoza de penalti amplió su renta y provocó que el Barcelona encajase, por primera vez en la presente campaña, cuatro goles.

Frank Rijkaard dispuso un 'once' muy diferente del habitual en cuestión de nombres, pero idéntico en lo táctico, una faceta que el Barcelona domina a la perfección. De ahí que el equipo no acusase de inicio el baile de jugadores que propiciaron la sanción de Deco, la marcha de Samuel Eto'o a Egipto y la decisión del técnico de dejar en casa a Carlos Puyol y Ludovic Giuly.

Empezó el Barcelona mandando con autoridad, lo que se tradujo en constantes acercamientos a la meta de César que no supieron convertir en gol ni Larsson, muy activo toda la noche, ni Leo Messi, que inició y finalizó el choque con presencia en el juego de los suyos, pero que no estuvo bien secundado por Iniesta, del que se esperaba más.

Su superioridad, que por minutos llegó a ser apabullante, se truncó en seis minutos locos en los que el Zaragoza hizo gala de lo mejor que ha mostrado este año: el talento de Cani, el olfato de Diego Milito y la velocidad de Ewerthon. También colaboró, y de forma decisiva, la mala interpretación que la zaga 'culé' hizo de la táctica del fuera de juego.

El ariete argentino inauguró este inesperado periodo al aprovechar un magistral servicio de Cani en el minuto 22, Ewerthon amplió el marcador con un disparó que Jorquera no acertó a despejar en el 25 y el propio brasileño estableció el 3-0, en pleno estado de éxtasis en La Romareda, en un mano a mano que concedió la defensa barcelonista en el 27.

El cuadro de Víctor Muñoz, que se empleó con vigor y contundencia en cada acción, pudo haber prolongado sus minutos de gloria en alguna contra, pero desaprovechó sus opciones ante la hoy extremadamente frágil defensa catalana y se encontró, en una acción aislada, con un perfecto cabezazo de Larsson que reducía su renta antes del descanso.

MONÓLOGO AZULGRANA

La segunda parte del encuentro fue un monólogo blaugrana, salpicado por contadas acciones ofensivas del Zaragoza, que se encomendó a la efectividad de Milito y Ewerthon en punta para ampliar una ventaja que no se antoja definitiva de cara a la vuelta en el Nou Camp. Pero las ocasiones claras no llegaron ni para unos ni para otros.

Tanto es así que el segundo gol catalán lo anotó Ronaldinho, irregular durante todo el partido, merced a un penalti discutible cometido sobre Messi. Este tanto no cambió el ritmo del partido, que prosiguió bajo la batuta visitante ante un Zaragoza muy cansado y desordenado.

En el tramo final, cuando parecía que ambos se conformaban con un corto triunfo local, una absurda mano de Belletti en su área permitió a Milito hacer su segunda diana del día y volver a poner la eliminatoria cuesta arriba para un Barcelona que, sin dejar de dar una imagen de ser un conjunto diferente a los que habitualmente vistan La Romareda, tendrá que tirar de lo mejor de su plantel para estar presente en semifinales.


Videonoticias de fútbol
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies