La Isla de Man, la mística en la carrera más peligrosa del mundo

Carreras de motos en la Isla de Man
DAVE KNEEN/PACEMAKER PRESS
Publicado 09/06/2016 15:38:25CET

ISLA DE MAN (INGLATERRA), 9 Jun. (del enviado especial de Europa Press, Guillermo Sáez) -

La Isla de Man, un pequeño enclave situado en el corazón del Reino Unido, vuelve a convertirse en el epicentro del motociclismo más místico y peligroso con la disputa del Tourist Trophy, dos semanas donde todo tipo de vehículos de dos ruedas llenan de adrenalina a sus arriesgados pilotos y cuya prueba estrella, la carrera TT Senior, se disputará este viernes.

Desde el pasado 28 de mayo, se está disputando la 108ª edición de esta carrera cuyos participantes defienden como la portadora del verdadero espíritu del motociclismo, por encima de otras competiciones más conocidas y seguidas como el Mundial de MotoGP.

Al contrario que los circuitos, donde la seguridad sigue aumentando cada año, a pesar de desgraciados accidentes como el que le costó la vida a Luis Salom la semana pasada en Montmeló, el Tourist Trophy se disputa por las carreteras de esta isla de apenas 85.000 habitantes en la que los pilotos ruedan a una velocidad media mayor que en los propios circuitos y sin escapatorias ni paredes de neumáticos que puedan amortiguar posibles choques.

De hecho, este mismo año se ha establecido un nuevo récord por medio de Michael Dunlop, quien ganó la carrera inaugural a una velocidad media de 214 km/h. El sobrino del ilustre Joey Dunlop fue el primero en bajar de 17 minutos en una vuelta a la mítica Ruta de la Montaña, el recorrido de 60 kilómetros que vertebra la competición.

Muros, casas y público casi rozan las motos de los pilotos que se aventuran a participar en esta carrera en la que Ángel Nieto, uno de los pocos españoles que ha participado porque la Federación Española de Motociclismo (RFEM) ya no concede licencia, se rompió la tibia en su época.

Sin embargo, toda este planteamiento a la vieja usanza también lleva aparejado un reverso oscuro; desde que se disputó la primera edición del Tourist Trophy, ya se ha cobrado 250 vidas. Sin ir más lejos, este año ya se cuentan tres muertes que no parecen afectar el ambiente motero que se respira en cada rincón de la isla y que parece contagiarse incluso al 'Manx cat', esa especie autóctona de gato que no tiene rabo.

Por todo ello, no es de extrañar que un nueve veces campeón mundial como Valentino Rossi dijera hace unos años, tras su visita testimonial a la carrera, que todos los pilotos participantes que conoció "tienen mirada de loco". En la Isla de Man, uno de los pocos sitios del mundo donde no hay límite de velocidad, sus habitantes ya avisan con un cartel muy claro en el puerto: 'Estas son nuestras reglas. Si no te gustan, sale un barco cada media hora'.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies