Brasil pasa a octavos de final tras vencer a Australia en Alemania

Actualizado 18/06/2006 22:38:50 CET

MUNICH (ALEMANIA), 18 Jun. (EUROPA PRESS) -

La selección de Brasil logró imponerse a la de Australia por 2-0 con un gol de Adriano al poco de iniciarse la segunda mitad y otro de Fred en el último suspiro, con lo que se mete en octavos de final, a pesar de la pobre imagen dejada en sus dos primeros partidos frente a Croacia y hoy ante el combinado 'aussie', que se lo puso muy complicado.

Australia plantó cara a los campeones y tuvo sus opciones de marcar, pero en algunas ocasiones la candidez de sus delanteros y en otras las intervenciones de Dida, evitaron el empate, que realmente los de Hiddink merecieron, y a los que un punto en la última jornada frente a Croacia les serviría para pasar a octavos.

El choque comenzó con los australianos sin ningún tipo de complejos, incluso atacando con cierto peligro, mientras que los brasileños se encontraban atascados en el medio del campo, con las bandas totalmente desaprovechadas y sin ser capaces de intimidar la meta de Schwarzer.

Kaká era el jugador de mayor movilidad en la 'canarinha', con Ronaldinho y Adriano casi desaparecidos en la primera media hora, pero la pentacampeona, espesa en la creación de juego, se estrellaba una y otra vez por el centro contra los 'socceroos', que por el contrario sí aprovechaban más el juego por bandas aunque sus ataques fueran algo inocentes.

En el minuto 40 llegó la ocasión más clara para los brasileños, con un disparo de Ronaldo desde la frontal que salió fuera pegado al poste, y justo cuando se iba a llegar al descanso, un derechazo de Bresciano, que había entrado por Popovic, se escapaba alto por muy pocos centímetros por lo que los 'cariocas' se marcharon al vestuario preocupados, sabedores de su poca fluidez en ataque y del descaro de el combinado 'aussie'.

ADRIANO MARCA Y ROBINHO SE LUCE

Pero en la segunda mitad cambió el decorado y los de Parreira salieron con la intención de tocar y tocar, encontrando el premio del gol a los cuatro minutos de la reanudación, cuando un balón interior de Ronaldinho a Ronaldo, al que rodeaban tres contrarios, terminó en los pies de Adriano, que desde la frontal batió a Shwarzer con un zurdazo cruzado y raso pegado a la cepa del poste.

A pesar de recibir ese primer tanto, los 'socceroos' se vinieron arriba y gozaron de varias oportunidades, la más clara de ellas la tuvo Kewell nada más entrar al campo al aprovechar un fallo de Dida al que se le escapó el balón, pero el remate del australiano salió alto.

Los de Parreira lo pasaban realmente mal ante un conjunto australiano que si no lograba marcar era por su falta de mordiente arriba, pero que mantenía a los campeones encerrados atrás en la cancha, sólo saliendo al ataque en contragolpes siempre dirigidos por el milanista Kaká.

El técnico de Australia Guus Hiddink se la jugó cambiando al defensa Moore por el delantero Aloisi, buscando el empate, mientras que Parreira quitó a Ronaldo y Emerson con la intención de refrescar a los suyos en la distribución de balón y en ataque, dando entrada a Gilberto Silva y Robinho, quien revolucionó las llegadas de Brasil.

El final del partido fue agónico para los brasileños, que veían como Kewell y Viduka fallaban ocasiones clarísimas, pero Robinho se encargó de poner la chispa que necesitaban los suyos y después de un tiro al poste, Fred aprovechó el rechace para marcar a puerta vacía el definitivo 2-0 en el minuto 90, prácticamente en el primer balón que tocaba el punta del Olympique de Lyon.

María José Rienda

María José Rienda

Presidenta del Consejo Superior de Deportes

11/10/2018

Patrocinado por