España busca ser anfitriona dorada en los Europeos de Barcelona

Selección española femenina de waterpolo
RFEN
Publicado 13/07/2018 20:21:22CET

BARCELONA, 13 Jul. (EUROPA PRESS) -

El 33º Campeonato de Europa de waterpolo de Barcelona 2018, que empieza este sábado y se disputa en las Piscinas Bernat Picornell de Montjuïc hasta el 28 de julio, se abre con las selecciones españolas femenina y masculina aspirando a medalla y con el reto máximo de ser anfitriones dorados pese al gran nivel de la competición en ambas categorías.

Este sábado se abrirá la categoría femenina, con un total de doce equipos en liza y con España entre las grandes favoritas. Dos grupos de seis equipos darán paso a las eliminatorias, empezando por unos cuartos de final a los que accederán los cuatro primeros equipos de cada uno.

La vigente campeona de Europa, Hungría, será el primer rival para la España de Miki Oca. Dificultad máxima y reto de altura para medir el nivel de una España que, vigente subcampeona del Mundo y campeona europea en 2014, intentará mejorar el cuarto puesto de los últimos Europeos de Belgrado.

Lo hará con buena parte del equipo que en los Mundiales de Barcelona 2013, en la misma piscina, llegaron a la cumbre del éxito con el oro sumado ante Australia. Las Laura Ester, Anni Espar o Maica García quieren repetir triunfo y, para ello, deberán hacer frente a Serbia, Rusia, Turquía y Alemania además de Hungría en la fase de grupos. Por el otro lado, Holanda, Grecia, Croacia, Rusia e Italia serán otras de las grandes rivales.

El lunes empezará el campeonato masculino, y España debutará ante un rival asequible como es Malta. Pero los de David Martín, que llegan en buena forma a la cita, se las verán con Montenegro y Francia en la fase de grupos, que consta de cuatro grupos. Los primeros accederán a los cuartos de final, mientras que los segundos y terceros se cruzarán previamente buscando una plaza en esos cuartos.

Desde Belgrado 2006, cuando ganaron el bronce, los españoles no catan medalla en unos Europeos, y confían -seis torneos después- en hacerlo aprovechando el tirón del público. No pudieron lograrlo en los Mundiales de 2013, quintos, y el equipo necesita una buena actuación con medalla para recuperar el prestigio de antaño.

Nivel tienen, pese al KO que fueron los Juegos Mediterráneos de Tarragona al quedar fuera de las medallas, con jugadores asentados y expertos como un Felipe Perrone que está de vuelta, o sin Albert Español, que se queda fuera para dar entradas a hasta cuatro cambios respecto al último Mundial de Budapest 2017, en el que España quedó novena.

UNAS PICORNELL DE GRATO RECUERDO

Los Europeos tendrán un escenario de auténtico lujo y de grato recuerdo para el equipo español femenino, ya que en los Mundiales de Barcelona 2013 lograron la corona mundial. Las de Miki Oca, con una base de equipo sólida, intentarán hacer de las Piscinas Bernat Picornell de la montaña mágica de Montjuïc su lugar histórico y mítico, un templo al que ir a vanagloriar hitos.

Con una grada ampliada hasta las 4.100 localidades, con 16 posiciones de radio y televisión, forma parte de unas instalaciones preparadas para la difusión del torneo y que cuenta, además de todos los servicios para los espectadores, con un total de 270 metros cuadrados de pantallas led que serán protagonistas de las ceremonias de inauguración.

Habrá dos aperturas, la primera el sábado antes del partido de la competición femenina entre España y Hungría, que se disputará a las 22.15 horas. La segunda, que no tendrá parlamentos, será antes del estreno de la selección masculina, el lunes a la misma hora ante Malta. Con música, un 'mapping' de luz y sonido y a ritmo de hip hop, la gala promete dar la mejor bienvenida a las 17 delegaciones.

María José Rienda

María José Rienda

Presidenta del Consejo Superior de Deportes

11/10/2018

Patrocinado por