El Mundial inunda todos los establecimientos comerciales

Actualizado 03/06/2006 23:50:10 CET

FRANCFORT (ALEMANIA), 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

A seis días vista del inicio del Mundial, todos los establecimientos comerciales se encuentran ya desde hace algún tiempo contagiados por la fiebre del fútbol que envuelve todo el país.

Una enorme fotografía en el escaparate muestra varios cuerpos alrededor de una portería, con balones regados en el piso. La vestimenta de índole sexual a un lado es la primera pista de que algo anda mal.

Y una mirada más cercana revela que los cuerpos de la foto son mujeres desnudas, sólo tapadas por diminutos calzones de bikini. Para ir a tono con el motivo deportivo de la tienda de juguetes sexuales, los pequeños tangas están adornados con la bandera brasileña.

Anótenle otro golazo a los campeones mundiales. El sexo es buen negocio en cualquier lugar, pero el fútbol vende mucho mejor en estos días. Y los comerciantes alemanes abrazaron al mundial con todo el cariño del mundo.

La FIFA proteje su marca de la Copa del Mundo con uñas y dientes, pero no hay nada que pueda hacer para evitar el uso de balones y banderas en cientos de productos. Así que además de los souvenirs oficiales, hay innumerables alternativas para el comprador.

El que quiera comprar el encendedor oficial de FIFA 2006 puede pagar 10.19 dólares. ¿Dónde depositar las cenizas? ¿Qué tal el cenicero en forma de balón no oficial por 19.16?

Un establecimiento de artículos del hogar ofrece mangas para latas y botellas decoradas con las banderas de los países participantes del torneo. En dulcerías se puede conseguir chupones de balones, y un local de productos para tejer ofrece chalecos con pelotas de fútbol.

En otra tienda de souvenir venden sandalias con banderas por el módico precio de 5.13 dólares.

De hecho, los balones están por todas partes, desde farmacias hasta armerías.

La tienda por departamentos Galeria Kaufhof en Stuttgart es un paraíso de souvenirs del mundial. Además de los productos oficiales como zapatillas, calcetines, pantalones, chalecos y sobreros, hay un sofá con los colores de la bandera alemana, y un juego de Monopoli.

En otra tienda de artículos deportivos, el menú incluye una peluca alemana, una bufanda australiana y una bandera de Costa de Marfil.

El bombardeo también llega por las ondas televisivas, y los principales protagonistas son los miembros de la selección alemana en comerciales de cerveza, comida, televisores y todo tipo de productos.