Italia y Chequia se juegan su futuro a una carta

 

Italia y Chequia se juegan su futuro a una carta

Actualizado 22/06/2006 14:01:01 CET

HAMBURGO, 22 Jun. (EUROPA PRESS) -

Italia y la República Checa se juegan hoy una plaza en octavos de final, siempre que Ghana, una de las revelaciones de la primera fase, se imponga a Estados Unidos en el otro partido del grupo.

A la 'azzurra', que está habituándose a sellar su billete para la segunda fase en los últimos encuentros, le vale el empate, pero no puede arriesgarse porque un tropiezo le podría suponer la eliminación, como ya sucediera hace dos años en la Eurocopa de Portugal.

No menos se juega la República Checa, que en caso de no vencer dependería del resultado de Ghana. Los checos, que comenzaron muy bien ante Estados Unidos, sucumbieron ante la selección africana y se la jugarán a una carta con los de Lippi.

Ningún equipo podrá contar con todos sus efectivos, pero quizás las bajas de los checos son más sensibles. La ausencia del delantero Jan Koller, lesionado en el primer partido ante Estados Unidos, y la de su sustituto Vratislav Lokvenc, por acumulación de tarjetas, debilita el ataque checo y su estilo de juego.

No obstante, todo parece indicar que Bruckner dispondrá al menos del goleador del Aston Villa, Milan Baros, baja desde hace más de dos semanas, y que llega en el momento 'justo' para la República Checa. Distinto es el caso de Ujfalusi, el central de la Fiorentina, que se perderá el partido frente a sus 'compañeros' de Liga, tras ser expulsado ante Ghana.

Por el contrario, Italia llega plagada de muchas dudas cimentadas por su empate ante el combinado estadounidense (1-1), y con la baja de Daniele De Rossi, expulsado en este choque tras su agresión a McBride, y del delantero Vincenzo Iaquinta, que sufrió una pequeña lesión en la mano izquierda el pasado lunes durante el entrenamiento.

LA EXPERIENCIA CON ITALIA

Los de Marcelo Lippi cuentan con más experiencia que los jugadores checos en esta clase de partidos, aunque no asegure nada, pero si que es cierto que es una garantía para su seleccionador.

Pese a jugar con tres puntas (Totti-Gilardino-Toni), algo inédito tras el mítico 'catenaccio', el equipo transalpino no ha mostrado un gran fútbol ofensivo, excepto su organizador Andrea Pirlo, que es la sensación de Italia en el Mundial hasta el momento.

La Republica Checa aportará también jugadores con un amplio bagaje internacional, como es el caso de Pavel Nedved, Tomas Rosicky o Karel Poborsky, que han destacado en sus clubes en las últimas campañas y mañana serán claves para su selección.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies