Jaumà: "El equipo va a estar en su momento álgido en dos o tres años"

 

Jaumà: "El equipo va a estar en su momento álgido en dos o tres años"

Ona Carbonell y Gemma Mengual con Ana Montero y Esther Jaumá
RODRIGO GIL-SABIO (RFEN)
Publicado 11/07/2017 11:27:29CET

MADRID, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

La seleccionadora del equipo de natación sincronizada, Esther Jaumà, señaló que el equipo va a estar en su momento "álgido" en dos o tres años y que el objetivo en los próximos Mundiales de Budapest es nadar con un nivel de madurez "adecuado" para quitarles la etiqueta de 'juniors'.

"Al equipo les falta tiempo. Este año no es su mundial, es un año de reto personal para que se las vea maduras y que no se nos ponga la etiqueta de es un equipo 'junior'. El reto es quitar esa etiqueta y que se las vea maduras, pero un buen resultado sería que el equipo nadara con un nivel de madurez adecuado para un reto como el que tenemos ahora. Van a estar en su momento álgido en dos o tres años", indicó Jaumà a Europa Press.

La seleccionadora no tiene "miedo" a que haya tanta juventud junta porque el equipo "compite bien". "Somos realistas con el nivel que tienen, es muy bueno pero son muy jóvenes y esa falta de madurez les puede achacar alguna sorpresilla porque es un Mundial pero las estamos preparando y ellas están haciendo un gran trabajo", subrayó.

La sincronizada está en un momento "ilusionante" después de que el equipo no se clasificara para los Juegos de Río de Janeiro y el dúo que formaron Ona Carbonell y Gemma Mengual no consiguiese medalla. "Río marcó el final de un ciclo para muchas nadadoras que venían de muchos años anteriores y ahora estamos en el inicio de otra etapa, ese es el cambio más importante que se nota en este equipo", explicó.

"Es un momento muy dulce porque estamos ante un equipo con mucho potencial de crecimiento, mucha ilusión y es un equipo que viene de categorías inferiores ya sufriendo con buen nivel técnico y lo que le falta es experiencia, madurez y eso lo van a saber suplir y en un par de años van a estar en un momento fantástico de su carrera deportiva", añadió.

El equipo de natación sincronizada hizo el cambio generacional "cuando les tocaba". "Había un hueco de nadadoras en un cierto rango de edad y las siguientes que había eran estas, que eran muy jóvenes hace uno o dos años para meterlas en dinámica de selección absoluta y viviendo fuera de sus casas la mayoría, entonces se ha hecho cuando ha tocado porque a nivel de edad y preparación se ha podido hacer", comentó.

Todas las selecciones sufren procesos de renovación y quizá, otras selecciones como Italia, Japón o Ucrania no han hecho tanto renovación y la podrán tener de forma más progresiva, Jaumà tiene claro que "la tendrán". "El equipo va a llegar a Budapest en la madurez máxima que han podido llegar para el poco tiempo que se les ha dado y la edad que tienen, pero nosotras estamos muy contentas del punto en el que van a llegar", aclaró.

"ONA CARBONELL ESTÁ EN SU MEJOR MOMENTO"

Una de las nadadoras del equipo, Paula Ramírez, es la nueva compañera de Ona Carbonell para el dúo, una nadadora "muy madura" a pesar de sus 21 años. "Desde muy jovencita ha sido muy líder y siempre ha marcado el madurez, no solo personal sino también a nivel de creatividad, de expresión, forma de moverse, de transmitir lo que tiene", señaló.

"Le faltaba el avance técnico que se tiene que tener para defender un dúo en una selección nacional a este nivel y lo ha estado trabajando este último año, ha hecho un súper trabajo a nivel personal muy individualizado, y realmente lo ha sabido aprovechar y ha alcanzado el nivel técnico que le permite estar defendiendo un dúo de esta complejidad con Ona", prosiguió la seleccionadora.

En estos Campeonatos Mundiales FINA de Budapest, que se celebrarán del 14 al 30 de julio, al ejercicio libre de Ona Carbonell "es al que más se le exige". "Ona es la que más presión siente y la tiene más encima porque está en su mejor momento como deportista. En los cinco años que la he visto crecer como solista, desde 2013, ha hecho un cambio espectacular y realmente ella siente esta presión de tener que demostrar el nivel que ha conseguido y lo gran nadadora en la que se ha convertido", destacó Jaumà.

En 2013, la primera vez que defendía un solo a este nivel, la 'sirena' catalana era "todo ilusión", y ahora además hay una preparación "muy bien hecha". "Creo que es su momento", subrayó la seleccionadora.

La nadadora de 27 años tiene una capacidad "innata" para moverse en el agua y es "muy diferente" a cualquier otra solista. "Otras solistas tienen otras virtudes, ya sea fuerza u otro tipo de movimientos y capacidad, pero la plasticidad de movimiento que tiene Ona a nivel coreográfico es inigualable. Este año es el primero en el que ha sido capaz de dejarse ir y hace movimientos imposibles. Esto puede ir a más si ella sigue trabajando en este sentido", advirtió.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies