Lissavetzky califica como de "enorme gravedad" los incidentes de anoche en el Ruiz de Lopera"

 

Lissavetzky califica como de "enorme gravedad" los incidentes de anoche en el Ruiz de Lopera"

Actualizado 01/03/2007 14:40:30 CET

MADRID, 1 Mar. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, calificó hoy como "de enorme gravedad" los incidentes ocurridos anoche en el partido de vuelta de los cuartos de final de la Copa del Rey Betis-Sevilla en el Ruiz de Lopera, que fue suspendido después de que una botella alcanzara en la nuca e hiciera perder el conocimiento al entrenador sevillista, Juande Ramos.

En un desayuno de trabajo con la prensa, convocado, en principio, para analizar las líneas de fuerza de la política del CSD para lo que le resta de mandato, Jaime Lissavezky lamentó los hechos, aunque dijo que serán los comités los que deben analizarlos y fijar las correspondientes sanciones.

"Hay que generar el clima más adecuado para que el espectáculo se desarrolle sin estas situaciones deplorables. No debemos traspasar las diferencias entre unos y otros a los aficionados y la sociedad en general. Los incidentes me parecen de una enorme gravedad. Sería muy positivo la identificación del individuo, aunque, independientemente de esto, hay que hacer un estudio de lo sucedido", comentó.

En este contexto, se hace más necesaria aún la aprobación definitiva del Proyecto de ley contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte, prevista, según él, para justo antes o después de las 'vacaciones políticas', en los meses de julio o septiembre.

"La ley es necesaria y oportuna. Es un instrumento útil, una llamada, un toque de atención para juzgar los hechos", apuntó Lissavetzky, quien anoche estuvo en permanente contacto con el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, para estar informado de los hechos del Ruiz de Lopera.

Asimismo, el presidente del CSD anunció que ha convocado para mañana viernes por la mañana, con carácter extraordinario y de urgencia, a la Comisión Nacional contra la Violencia para que estudie dichos incidentes.

"El peligro es mirar a otro lado y eso es mirar a Italia y no queremos que en España haya el más mínimo resquicio para que ocurran cosas como en Italia. Este partido ha estado acompañado de una serie de diferencias entre personas y directivos, no entre aficiones", aseguró.

Asimismo, advirtió de que las personas que generen violencia con sus declaraciones van a tener unas "sanciones severas y rápidas" con la nueva ley contra la violencia y el racismo, y lamentó la trascendencia y el daño que los altercados puedan hacer a la imagen de España en el extranjero.

"El fútbol no está fuera de la sociedad y tiene elementos negativos. No queremos ver la sombra del fútbol sino que se vean los valores positivos. A España no le conviene salir en la prensa mundial como un país en el que se le dan botellazos a un entrenador", censuró.

No obstante, Lissavetzky valoró el esfuerzo en seguridad que están llevando a cabo los clubes profesionales, que, en los últimos nueve años, se han gastado cerca de 200 millones de euros en este apartado. "La seguridad perfecta no existe. ¿Por qué, a pesar de las medidas, se ven pancartas anticonstitucionales en las gradas? Los clubes se han gastado mucho dinero y lo que hay que hacer es no crear un clima que genere violencia", subrayó.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies