Natación.- Andrea Fuentes: "La polémica con Tarrés me ha desmotivado y quitado fuerza"

Andrea Fuentes, rodeada por sus compañeras en su despedida
EUROPA PRESS
Actualizado 30/01/2013 14:20:30 CET

"Me retiro orgullosa pero mi motivación ya está fuera del agua"

SANT CUGAT (BARCELONA), 30 Ene. (EUROPA PRESS) -

La hasta ahora capitana del equipo español de natación sincronizada Andrea Fuentes confirmó este miércoles que se retira a sus 29 años y siendo la líder del combinado debido al agotamiento mental, que no físico, por tener sus objetivos "fuera del agua" y, además, reconoció que la polémica surgida entre la RFEN y la exseleccionadora Anna Tarrés le ha "desmotivado y quitado fuerza".

"Creo que es inútil pasar en qué hubiera pasado porque no soy vidente. El tema de la polémica con Anna Tarrés me ha desmotivado y quitado fuerza, pero no quiero pensar en lo que hubiera sido, lo importante es estar aquí y ahora", aseguró Fuentes emocionada en rueda de prensa en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) de Sant Cugat del Vallès (Barcelona).

En este sentido, comentó que el proceso que la ha llevado a tomar la decisión de retirarse ha sido largo y que no le vino de la noche a la mañana, con muchos factores que han incidido. "Uno no se despierta y dice 'me tiro al vacío'. Tiene su proceso y lo llegué a pensar en algún momento cuando sucedió", comentó en referencia al despido y proceso jurídico con Anna Tarrés, presente en el acto junto al nuevo equipo técnico y compañeros de Fuentes.

"Me entristece ver dos bandos en la 'sincro'. La pregunta no es por qué lo he dejado sino por qué estaba desmotivada, y lo estaba porque vivía en una nube de negatividad", aseveró la tarraconense en cuanto a los motivos que le han llevado a retirarse. "Que los proyectos salgan de la ilusión y no de la venganza", pidió.

La nadadora catalana negó que se retire por problemas físicos, ya superados, sino por falta de motivación. "Nunca lo dejaría por dolor físico, sería sentirme perdedora. Es momento de hacer un cambio en mi vida, la 'sincro' ya no me motiva desde dentro y mis motivaciones ya están fuera del agua. Lo he dado todo, puedo estar orgullosa porque he llegado más lejos de lo que nunca imaginé", se sinceró.

"Quiero cambiar y empezar una nueva vida y quiero crecer. Podría haber ido al Mundial y cobrar, pero o todo y nada, y ya está. Medias tintas no quiero", indicó sobre la posibilidad de haber retrasado la retirada hasta después de la cita mundialista de este verano en Barcelona, donde podría haber puesto el broche de oro a su carrera.

Y es que Fuentes, la capitana del equipo español de natación sincronizada y punta de lanza desde la retirada de Gemma Mengual, es la deportista española con más medallas olímpicas: tres platas y un bronce, además de 13 medallas en Mundiales y 12 en Europeos.

"Nunca me he dejado derrotar a las primeras de cambio, he luchado, pero he sentido que era el momento. Todos los cambios son positivos, creo que podrán hacer más y mejor sin mí, es hora que crezcan 'solitas'. De mi carrera, recuerdo el podio de Pekín y no ver a la gente de las cascadas que tenía en los ojos, no por la medalla sino por el trabajo. También recuerdo a Ona (Carbonell) estar esperando a ver si era un '2' o un '3' en Londres y su cara", manifestó.

Pero pese a estos buenos momentos, aseguró que al mirarse al espejo cada mañana se decía que no tenía ganas de seguir en la 'sincro'. "Hoy nace una nueva Andrea y empieza una nueva vida. Siempre dije que seguiría en la alta competición hasta que mi mente no pudiera seguir, lo he dado todo en 20 años, y no quiero seguir por dinero, porque toque, por gloria ni por tener miedo a lo desconocido. Ha sido una decisión difícil de tomar y más teniendo un Mundial en casa, la culminación a mi carrera", recalcó.

Fuentes agradeció a Gemma Mengual, quien no asistió a su despedida, que le enseñara a "bailar dentro del agua" y también a Anna Tarrés que le hiciera deportista de elite y mujar. "Anna, me has dado seguridad en mí misma, me enseñaste a tirar para adelante y que el mundo puede ser comido", confesó. Por contra, recibió una rosa de cada una de sus compañeras, que tuvieron la voz cantante en Ona Carbonell y su sentido discurso a Fuentes.