La flota pone rumbo a Europa con la lucha por la segunda plaza en la general como gran atractivo

Actualizado 11/05/2006 23:48:10 CET

NUEVA YORK (ESTADOS UNIDOS), 11 May. (del enviado especial de Europa Press, Francisco J. Baeza) -

La flota de la Volvo Ocean Race 2005-06 puso hoy rumbo de regreso a Europa con una séptima etapa en la que las 3.200 millas náuticas llevarán a los siete participantes desde Nueva York hasta el puerto británico de Portsmouth y con la lucha por la segunda plaza de la general, con cuatro de los barcos implicados, como gran atractivo.

Mientras que seis de los VO70 recibieron el pistoletazo de salida a las afueras de Battery Park a las 13:00 horas (19:00 hora española), el 'movistar' lo hizo dos más tarde debido a la penalización sufrida para reparar durante el 'pit-stop' en la Gran Manzana las averías sufridas en el 'winches'.

Esto meterá un poco más de presión al equipo español, consciente de que debe ganar cuanto antes terreno a lo largo de los poco más de diez días que será esta etapa para aspirar a quedar por delante de sus grandes rivales en la lucha por la segunda plaza, ya que el triunfo final esta en manos de los holandeses del 'ABN Amro 1', que incluso podrían certificarlo matemáticamente en Portsmouth.

El medio punto que separa al 'movistar' del 'Piratas del Caribe' de Paul Cayard es una distancia mínima, aunque la embarcación americana ha tomado ya la cabeza en las primeras millas, por delante de 'Brasil 1'.

Han sido apenas 48 horas el descanso de que han gozado las tripulaciones para recuperarse del esfuerzo titánico que supuso la sexta etapa, con 400 millas de 'sprint' entre Annapolis y Nueva York, y ahora les aguarda la última gran transocéanica de esta edición de la Vuelta al Mundo con escalas.

Por delante espera a la flota un recorrido por debajo del Verazzano Narrows Bridge y el faro Ambrose, antes de dirigirse en ceñida al Atlántico. Los primeros grandes obstáculos, con unas previsiones que apuntan a un viento en contra, lo que hará muy difícil que se pueda cumplir uno de los objetivos de batir el récord de velocidad en 24 horas, vendrán con los Grand Banks, donde aguardan los bancos de niebla que dificultad mucho la navegación.

Después irán hacia el Este hasta Newfoundland, donde se ha establecido un 'ice waypoint' para evitar daños a los barcos ante la presencia de hielo en esa zona, y se enfilará hacia el Noreste a Lizard, en busca de sistemas de bajas presiones para aprovecharse de sus vientos hasta la llegada a la meta volante de Cornwall.

Una vez superado Lizard, la navegación será puramente táctica y la estrategia pasará a predominar en busca de las opciones de victoria en la etapa. Las mareas juegan aquí un importante papel por lo que una buena estrategia podrá significar la victoria en esta regata, cuyas condiciones se complican aún más según la flota se vaya aproximando al Solent y a la línea de llegada en Portsmouth.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies