El Reino Unido estudia el uso de misiles para garantizar la seguridad en Londres 2012

Actualizado 15/11/2011 0:31:19 CET

LONDRES, 14 Nov. (EP/Reuters) -

Gran Bretaña está estudiando el uso de misiles para proteger los Olímpicos de Londres 2012 de un ataque aéreo, dijo el lunes el ministro de Defensa, Philip Hammond, en medio de informes de que Estados Unidos no estaba conforme con los planes de seguridad de los Juegos.

"Se tomarán todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad de los Juegos Olímpicos de Londres. Si los consejos del Ejército dicen que es necesario, se usarán misiles de defensa tierra-aire", dijo Hammond al Parlamento.

Sería la primera vez que se despliegan misiles tierra-aire en Gran Bretaña desde el final de la Segunda Guerra Mundial, dijo un portavoz del Ministerio de Defensa, quien agregó que aún no se había tomado una decisión al respecto.

El anuncio de Hammond se produjo porque el diario The Guardian informó de que en Washington había preocupación por la seguridad en los Juegos y planeaba enviar hasta 1.000 agentes, incluidos 500 del FBI, para proteger a deportistas y funcionarios estadounidenses.

El coordinador de seguridad de los Juegos de Londres, Chris Allison, desestimó el informe y dijo que estaba a punto de ir a Washington en un viaje programado previamente para dar una actualización sobre la planificación del evento.

"No hemos escuchado ninguna preocupación de su parte", dijo Allison a la de la BBC y agregó que sólo habría un pequeño número de funcionarios extranjeros de enlace de seguridad en los Juegos.

La decisión de instalar armamento de defensa aérea en Londres seguiría el precedente sentado por los anteriores anfitriones olímpicos, ya que China desplegó una batería de misiles tierra-aire un kilómetro al sur de sus lugares clave para los Juegos de Pekín 2008.

Grecia colocó decenas de misiles Patriot de fabricación estadounidense alrededor de Atenas cerca de seis semanas antes de los Juegos 2004, los primeros Olímpicos de verano después de los ataques de septiembre de 2001 a Estados Unidos.

Una opción podría incluir el emplazamiento de uno de los destructores Tipo 45 de la Marina Real británica equipados con nuevos misiles en el estuario del río Támesis, dijo el portavoz del ministerio. Otra posibilidad sería usar el lanzador de misiles tierra-aire Rapier del Ejército Británico.

Más de 6.000 soldados británicos vestidos como guardias civiles de seguridad reforzarían la seguridad en las instalaciones olímpicas de Londres, dijo a Reuters una fuente a principios de este mes. Estos efectivos complementarán la fuerza de al menos 10.000 guardias civiles y 12.000 policías.

Gran Bretaña sigue en alerta por ataque terrorista a pesar que su nivel de amenaza internacional bajó de grave a sustancial, el tercer nivel más alto. Esto significa que un ataque es una fuerte posibilidad y podría darse sin previo aviso.

El país ha sido objetivo terrorista durante muchos años por su papel en Irak y Afganistán, como uno de los principales aliados de Estados Unidos, lo que aumenta la amenaza de los grupos extremistas islámicos.

Cuatro jóvenes islamistas británicos mataron a 52 personas en ataques suicidas en la red de transporte de Londres en julio del 2005, el día después que la capital se adjudicara los Juegos Olímpicos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies