Djokovic no encuentra respiro en Indian Wells y Federer supera el estreno ante Delbonis

Novak Djokovic
REUTERS
Publicado 12/03/2018 0:52:17CET

MADRID, 12 Mar. (EUROPA PRESS) -

El tenista serbio Novak Djokovic vivió un amargo debut este domingo en el torneo de Indian Wells al caer (7-6(3), 4-6, 6-1) ante el japonés Taro Daniel, mientras que el suizo Roger Federer retomó con éxito su estreno aplazado ante el argentino Federico Delbonis (7-3, 7-6(6) para medirse ahora con el serbio Filip Krajinovic.

El fin del calvario de 'Nole' no será en el primer Masters 1.000 de la temporada. Un torneo que ha ganado el serbio en cinco ocasiones, pero que no dio confianza ni seguridad al de Belgrado. Djokovic pareció entrar en calor con el segundo parcial, pero lleno de errores sucumbió ante el 109 del mundo.

El exnúmero uno se puso 1-4 de inicio y llegó a tener bola de set. Sin embargo, con un pobre revés y una confianza que se tambaleaba sufrió la remontada del jugador asiático en la muerte súbita. Pese al golpe, Djokovic encontró un mejor saque para rebajar la euforia de su rival y apuntarse la segunda manga.

El susto parecía superado pero de nuevo bajó enteros el servicio del serbio. Los ataques del japonés encadenaron un 'break' tras otro para rubricar su pase a tercera ronda. Mientras, un Djokovic tocado en lo anímico y quizá aún en lo físico con su fatídica lesión en el codo se despide de su segundo torneo en los últimos ocho meses.

Otra historia bien distinta es la de Federer. El suizo, en línea opuesta al serbio los últimos dos años, completó su primera victoria en Indian Wells, donde también es cinco veces campeón, ante un Delbonis que buscó batalla y una segunda victoria ante el de Basilea como la que logró en 2013 en Hamburgo.

El duelo se retomó con 6-3, 2-2 para el suizo, después de la suspensión la jornada anterior por culpa de la lluvia. El defensor del título tuvo que salvar la única bola de 'break' de un segundo set que se decidió en la muerte súbita. El suizo comenzó mejor pero el argentino remontó hasta tener una bola de set que evitó un Federer que, después de ganar en Australia y Rotterdam, sigue invicto en 2018.