Federer la lía ante Kokkinakis y pierde el número uno en Miami

Thanasi Kokkinakis
REUTERS
Publicado 24/03/2018 23:52:21CET

MADRID, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

El tenista suizo Roger Federer sufrió una inesperada derrota (6-3, 3-6, 6-7(4) ante el australiano Thanasi Kokkinakis en su debut en el torneo de Miami, segundo Masters 1.000 de la temporada, un número 175 del mundo que será el rival en tercera ronda del español Fernando Verdasco, quien apeó a su compatriota Guillermo García-López (4-6, 6-0, 6-2).

El de Basilea comenzó su defensa del título en Crandon Park con solidez y un primer set a favor. Sin embargo, Kokkinakis rompió las quinielas con una remontada que destrona a Federer del número uno del mundo, que vuelve a Rafa Nadal a pesar de que el español no compite por lesión desde el mes de enero en el Abierto de Australia.

El campeón de 20 'grandes', que venía de caer en la final de Indian Wells ante el argentino Juan Martín del Potro, bajó enteros con su servicio y vio igualado el partido al ceder el segundo parcial con un 'break' en el cuarto juego. Kokkinakis comenzó entonces a creer en el milagro de endosar la segunda derrota seguida al campeón en 2018 de Australia y Rotterdam.

La presión para el australiano, un tenista que hace un año meditaba su retirada por las lesiones y que jugaba en Miami con una invitación para la previa, fue máxima en el sexto juego. El ataque del suizo llegó a gozar de dos bolas de 'break', pero Kokkinakis aguantó en pie hasta llegar a la muerte súbita.

Ahí flojeó de nuevo Federer, tomando ventaja el australiano, titular mediático por sorpresa ante el tres veces campeón de Miami. Kokkinakis espera ahora a un Verdasco que remontó a García-López en segunda ronda. El madrileño debutó con éxito en Crandon Park y manejó el partido, a pesar de regalar el primer set después de un 'break' en el octavo juego que le hizo perder la ventaja amasada.

Después de ponerse por delante, el de La Roda encajó 10 juegos seguidos. Un 6-0 en el segundo set y un 4-0 como inicio del decisivo parcial. Verdasco no desaprovechó esta vez su posición privilegiada para medirse a Kokkinakis y no a Federer que seguro pensaba.