Nadal dice adiós al sueño de Wimbledon

 

Nadal dice adiós al sueño de Wimbledon

Rafa Nadal Wimbledon
WIMBLEDON
Actualizado 10/07/2017 21:50:35 CET

MADRID, 10 Jul. (EUROPA PRESS) -

   El tenista español Rafa Nadal se despidió del torneo de Wimbledon, tercer 'Grand Slam' de la temporada, después de perder este lunes en octavos de final en un auténtico maratón de casi cinco horas de duración ante el luxemburgués Gilles Muller por 6-3, 6-4, 3-6, 4-6 y 15-13.

   El doble campeón dijo adiós al sueño de volver a pelear por reinar en la hierba londinense y lo hizo tras un épico encuentro decidido en un quinto parcial que duró más de dos horas y que se decantó de la balanza de un Muller que fue el primero en ganar al balear en este torneo, hacía ya doce años.

   Pero el manacorí no estuvo mal y fue más bien mérito de su rival, capaz de aprovechar mejor los detalles de las dos primeras mangas y obligar a remar mucho al exnúmero uno del mundo, y luego de no arrugarse en un escenario donde teóricamente se mueve mejor el actual campeón de Roland Garros.

   Ni sus 23 saques directos, ni sus 77 ganadores ni el haber firmado únicamente 17 errores no forzados le valieron a Nadal para sacar adelante este partido. Muller estuvo al nivel esperado con el servicio (30 'aces') y sólo ganó el 27 por ciento de puntos al resto, pero suficiente para alcanzar los cuartos de final de un torneo donde nunca antes había superado la tercera ronda.

   El balear se topó con más dificultades incluso de las que preveía. Muller demostró que atraviesa el mejor momento de su carrera y que en hierba es un jugador muy peligroso como demostraban sus actuaciones en Holanda (campeón) y en Queens (semifinales). El luxemburgués, a sus 34 años, jugó a un gran nivel, no sólo con sus armas, sino mostrando un elevado nivel en la red y aguantando mejor de lo esperado en muchas ocasiones el tipo desde el fondo de la pista.

   El partido comenzó como se preveía, con los saques imponiéndose, lo que obliga al manacorí, sobre todo, a tener una paciencia de hierro. Nadal ofrecía buenas sensaciones, pero no lograba resquebrajar la solidez de un Muller que, tras salvar su única situación incómoda en el quinto juego, sí aprovechó su opción en el siguiente para lograr el 'break' que le permitiría tomar la delantera en el partido.

   El doble campeón del torneo cedía su primera manga en dos meses y después de 28 consecutivas y se esperaba que llegaría su reacción, pero el luxemburgués no estaba por la labor y se mantuvo muy firme en la pista, dando solo alguna opción con su saque cuando jugaba con segundos.

   De todos modos, Nadal aceptaba el reto y tampoco daba concesiones, esperando que se presentase en algún momento su oportunidad, la cual llegó en el octavo juego después de uno de los puntos del partido. Sin embargo, no aprovechó las dos bolas de rotura y luego la mala suerte hizo el resto en su siguiente saque. Muller, casi sin querer, se encontró con un 15-40 que convirtió en oro para poner un más que peligroso 2-0.

NADAL MEJORA Y FUERZA EL 'ETERNO' QUINTO SET

   La remontada, no muy habitual, sí le era conocida en este escenario al español (Robert Kendrick en 2006 y Mikhail Youzhny en 2007) y desde ahí y su habitual carácter ganador y competitivo se aferró para intentar construirla. El primer objetivo era romper el saque y por fin lo consiguió en el inicio del tercer parcial para encontrarse en una situación cómoda que le permitió dominar.

   Nadal no desperdició esta ventaja y ayudado por el pequeño bajón de su rival en el saque y la poca agresividad en el resto de este alargó el partido. Pero la mejoría del balear era ya notable y no dudó en seguir haciendo daño en cuanto Muller le dejaba un resquicio con el saque. Otro 'break', en el quinto juego del cuarto parcial, y la solidez en el servicio provocaron que el partido llegase al quinto eterno parcial.

   Los dos días de descanso hacían que las piernas estuviesen frescas. Muller, de todos modos, recuperó la fortaleza de su saque en el momento adecuado y apenas dudó al servicio, añadiendo también buen temple y grandes golpes, no sólo cuando se acercó a la red, sino desde el fondo, sin temblarle la mano ante los peloteos que le exigía el español.

   Nadal no lograba inquietar entonces al resto y el ir por detrás en el turno de saque ayudó a su rival a presionar. Este se encontró al borde de la victoria en el noveno juego con un atemorizante 15-40 que el campeón de Roland Garros sacó con calidad y calma.

   A partir de ahí, las opciones fueron para el tenista español, que estuvo cerca del 'break' sobre todo en el decimonoveno juego, donde incluso lo tuvo momentáneamente hasta que el juez de silla corrigió para dar aire a Muller. En el siguiente, el luxemburgués volvió a rozar el pase con dos bolas de partido que no acertó a culminar, pero finalmente, ochos juegos después, terminó con la andadura de un Nadal que no pisa las rondas finales de Wimbledon desde 2011.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies