Nadal: "Tengo que atacar y mover a Almagro, si no será casi imposible"

Actualizado 27/04/2013 22:29:59 CET

BARCELONA, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

El tenista español Rafa Nadal, número 5 del mundo y segundo cabeza de serie del Barcelona Open Banc Sabadell-61º Trofeo Conde de Godó, ha asegurado tras conseguir el pase a la final al vencer a Milos Raonic (6-4 y 6-0) y poder defender así el título que contra Nicolás Almagro tendrá que atacar y evitar estar siempre en posiciones defensivas, además de mover al murciano, ya que si no será "casi imposible" que pueda ganar su octavo título en la capital catalana.

"Le he visto jugar muy sólido desde el fondo con golpes muy duros y encima con algo de paciencia. Saldrá agresivo, como siempre, y mi objetivo es no estar todo el rato en posiciones de defensa y aunque sea complicado no ceder pista, intentar moverle, porque si no será un partido casi imposible. Tengo que atacar en muchos momentos, jugar largo y que no pegue de parado la mayoría de las veces", manifestó en rueda de prensa.

En este sentido, reconoció que si Almagro ha ganado a un rival "tan duro" como Philipp Kohlschreiber de la manera que lo ha hecho es que "debe estar jugando bien". "Ganó a Mónaco, un rival duro en tierra, y respondió muy bien. Espero un partido difícil, intentar jugar agresivo y si cabe mejor que hoy para tener opción de ganar", señaló.

"Por suerte no se puede considerar una final más. Con todo lo que he vivido los últimos meses, el año pasado, uno no sabe cuando empieza ni cuando acaba esto. Cada opción de ganar un título es motivo de máxima alegría y valorar al máximo lo que está pasando. No imaginaba hacer seis finales consecutivas", se sinceró sobre el hecho de tener un buen regreso al circuito tras su ausencia por lesión.

Sobre el duelo contra Raonic, 6-4 y 6-0, aseguró que ha sido un partido "positivo en todos los sentidos". "He entendido bien la forma de jugar el partido, bastante completo y con pocos errores. Estoy contento. Es un partido positivo, he estado bien, he conseguido jugar largo la primera bola, muy importante contra Raonic, y he cometido pocos errores. He entendido la forma de jugarle, a un jugador alto le cuesta jugar por bajo", argumentó.

"Jugaba para intentar ganar, sin mirar al cielo. Contra Milos no puede mirar al cielo, tienes que estar pendiente de la bola y estar lo mejor posible. Cuando tienes el segundo set y partido encarrilado haces un esfuerzo para terminar sin ningún despiste", señaló sobre el duelo, que ha apuntado como quizá el segundo mejor duelo después de su regreso por detrás del que jugó contra Ferrer en la final de Acapulco, cuando ganó 6-0 y 6-2.