(Crónica) Nadal impone su físico y su fe a la agresividad de Andy Murray

Actualizado 22/01/2007 17:08:10 CET

Su siguiente rival será el chileno Fernando González, que eliminó a James Blake, una de las 'bestias negras' del balear

MELBOURNE (AUSTRALIA), 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

El tenista español Rafa Nadal se metió en los cuartos de final del Abierto de Australia, primer 'grande' de la temporada, tras superar la 'batalla' que le planteó el escocés Andy Murray y que se decidió en cinco sets (6-7 (3), 6-4, 4-6, 6-3 y 6-1).

El número dos del mundo superó una durísima prueba de casi cuatro horas de duración, que se acabó por decidir por su mejor físico y su fe, vitales durante todo el choque ante un rival, cuya agresividad le mantuvo con serias opciones de dejar fuera al balear, ya entre los ocho mejores al igual que Tommy Robredo.

Murray demostró las condiciones de su peligrosidad. Un buen saque (15 'aces'), que la ayudó en momentos complicados, agilidad en la red, y un 'drive' y un revés a dos manos que complicaron la vida a Nadal desde el fondo de la pista. En contra, su incapacidad para tener más ganadores (64) que errores no forzados (67), al muy a tener en cuenta cuando uno se cruza con el manacorí (53/32).

Por su parte, el español enseñó las suyas propias, encabezadas por una capacidad para no rendirse jamás, ni siquiera cuando estuvo abajo en el segundo set, ni cuando casi 'regaló' el tercero ni cuando estuvo 0-40 en el cuarto con 2-1 abajo. Al final su prodigioso físico, clave en el quinto parcial, su carácter ganador y su mayor costumbre para gestionar momentos decisivos, decantaron la balanza a su favor.

El tenista escocés, digno heredero del mejor Tim Henman, sólo claudicó en la quinta manga, que afrontó ya muy cansado. Antes, asustó y mucho, sobre todo cuando se adjudicó la tercera manga, que tenía el color del español.

Y es que Andy Murray supo aprovechar algunas concesiones que le dio Nadal. La primera, en el igualadísimo primer set, cuando el balear tuvo bola de set, la única de rotura en todo ese parcial, que se fue al limbo. El resultado fue una 'muerte súbita' donde el británico, apoyado en el 'Ojo del Halcón', tomó su primera ventaja.

NADAL REACCIONA.

Este marcador pareció afectar a Rafa Nadal. El pupilo de Brad Gilbert, fuertemente apoyado por la grada de Melbourne Park, creció y se colocó con un 4-1 demoledor. Sin embargo, el manacorí dejó claro por qué es el principal aspirante al trono de Roger Federer y se levantó de modo genial endosando cinco juegos seguidos a su rival.

El efecto fue el mismo que el del primer set, pero en dirección contraria. Murray pareció desbordado por un tenista español en crecimiento y que empezaba a meter ganadores que le darían una buena ventaja (3-1). Pero en ese momento, el número dos del mundo volvió a dar concesiones extrañas en él.

El decimoquinto favorito rompió en el sexto para igualar y posteriormente se volvió a ver contra las cuerdas con un 15-40 con 4-4. Su saque y su agresividad le sacaron del apuro, y luego no perdonó con el servicio de Nadal.

Andy Murray leía el partido. Su físico, gastado, no le permitía puntos largos y en el resto buscaba acabar rápido sobre el segundo saque de Nadal, que tuvo que levantar un 0-40 y dos bolas más de 'break' en el cuarto parcial. El escocés ganó el siguiente juego y su gasolina se acabó ahí.

Ya no sumó ninguno más de los nueve siguientes. Nadal, más veloz de piernas tras forzar el quinto set, destapó su mejor tenis en esta manga donde se vieron grandes golpes y firmó con un duro 6-1 su pase a los cuartos de final, su mejor resultado en Australia, donde se cruzará con el chileno Fernando González.

El finalista en el TMS de Madrid le hizo un pequeño 'favor' al manacorí porque eliminó al estadounidense James Blake, una de las 'bestias negras' del español, y al que derrotó por 7-5, 6-4, 7-6 (4). El sudamericano, un tenista en alza, tiene un balance favorable de 2-1, aunque en el último choque (cuartos de Roma) salió vencedor el español.

Fue una jornada redonda para el pupilo de Toni Nadal, que vio como el ruso Nikolay Davydenko también dejaba fuera al checo Tomas Berdych, otro de sus escollos en el cuadro, y se ganaba su pase para jugar contra el alemán Tommy Haas que se deshizo del argentino David Nalbandián.

SHARAPOVA, EN CUARTOS.

Por otro lado, en el cuadro femenino, la primera favorita y nueva número uno del mundo, la rusa Maria Sharapova, se metió en los cuartos de final del torneo tras deshacerse de su compatriota Vera Zvonareva por un trabajado 7-5, 6-4.

Ahora, la siberiana, semifinalista en las dos últimas ediciones, se enfrentará a otra jugadora de su país como Anna Chakvetazde, duodécima cabeza de serie, que pudo con la suiza Patty Schnyder por 6-4, 6-1.

El otro cuarto de final que quedó completado fue el que cruzará a dos ex números uno del mundo como la belga Kim Clijsters y la suiza Martina Hingis.

La cuarta favorita, finalista en la edición de 2004, eliminó a la eslovaca Daniela Hantuchova por 6-1, 7-5, y la helvética, triple campeona (1997, 1998 y 1999), tuvo más apuros para dejar fuera a la china Li Na a la que tuvo que remontar un set para ganar por 4-6, 6-3, 6-0.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies