La tierra de Nadal, de Montecarlo a París

Rafa Nadal celebra un punto de su partido ante Kohlschreiber en la Davis
REUTERS / HEINO KALIS
Publicado 14/04/2018 15:46:12CET

   El español inicia casi inédito el tramo clave de su temporada, dispuesto a despegar y defender el número uno

   MADRID, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Llegó el 15 de abril, ya está aquí la temporada de tierra. Dos meses en los que el tenis pasa a disputarse sobre la superficie de arena, con cinco escalas por encima del resto: Montecarlo, Barcelona, Madrid, Roma y Roland Garros.

   Para Rafa Nadal es el día señalado en su calendario. El rey de la tierra, con todas las de la ley así llamado después de superar el año pasado los títulos de Guillermo Vilas (53 por 49), empieza el tramo clave de su calendario, donde barre a oponentes, suma puntos de Maestro y engorda su palmarés de leyenda. Esta vez, el balear entrará en el Principado con apenas medio torneo jugado.

   Ya el final del 2017 complicó la preparación del curso actual y, después, una lesión en el psoas ilíaco le retiró de Australia y le acompañó hasta su regreso en Copa Davis la pasada semana. Un nuevo reto, una situación inédita en su larga carrera, con el consuelo de entrar en zona de confort para lanzar la temporada.

   El reposo fue la receta para llegar a tiempo y, tras su exhibición ante Alemania, parece bien recuperado. El 2 de abril, Nadal empezó su quinto estatus de número 1del mundo, pero para mantenerlo ahora tendrá que defender los títulos de Montecarlo, Barcelona y Madrid. Otro aliciente más para seguir el territorio Nadal desde este lunes y hasta que trate de asaltar París.

   .- MONTECARLO: Primera escala, con el regusto aún del subidón de la Davis. Nadal volvió a competir desde enero y lo hizo en tierra, en casa (Valencia) y en un torneo único al que ya ha prometido fidelidad para semifinales y una posible final. Un aperitivo de máximo nivel, ante Zverev, para la defensa del Principado. El sorteo del cuadro no salió cara para el balear, con Thiem, Dimitrov, Goffin y Djokovic. El serbio está empatado con el español en 30 Masters 1.000, pero sigue penando en busca de su mejor versión.

   .- BARCELONA: Otra plaza a defender, a por el undécimo también. La bautizada el año pasado como Pista Rafa Nadal acogerá del 23 al 29 de abril el Conde de Godó, un torneo donde no tiene rival el balear, 54-3 y 10 títulos en 13 presencias. Un ATP 500 que da cita a los mejores especialistas sobre el polvo de ladrillo, con especial atención a los españoles como Bautista, Carreño y un Ferrer héroe en la Davis. Además de Dimitrov, Goffin, Thiem, Anderson, Nishikori, en un caché interminable.

   .- MADRID: El maratón tenístico dará una semana de respiro antes de llegar a Madrid, del seis al 13 de mayo. Una figura mundial como Nadal puede sentirse en casa casi allá donde vaya, pero no hay escenario como La Caja Mágica para el balear. La afluencia es masiva y está entregada al ídolo nacional, campeón cinco veces en la capital. De nuevo la batalla del resto de la ‘Armada’ suele ser factor a tener en cuenta, así como esas segundas espadas que, con las ausencias de Federer y Murray, las dudas de ‘Nole’ y Wawrikna, aguardan su momento ante la intimidación que genera Nadal.

   .- ROMA: De Madrid a Roma, sin descanso, y menos si la cosa funciona a base de victorias. En el Foro Itálico el de Manacor cayó el año pasado en cuartos de final ante Thiem, por lo que no defiende tantos puntos en el asalto a una cita que ganó por séptima y última vez en 2013. Será del 13 al 20 de mayo, a un mes vista, un difícil acertijo ante las vueltas y sorpresas que puede deparar el Circuito, pero siempre como antesala a la gran cita de la tierra, un aliciente más para sacar lo mejor.

   .- ROLAND GARROS: Ya desde el antes mencionado 15 de abril, a Nadal le caerá alguna pregunta sobre París. Hay que ser valiente para hacerla, porque al balear no le gusta nada, de nada, recibir preguntas sobre el segundo ‘grande’ antes de su último partido en Roma. Por un lado es inevitable. Sin duda, el broche de oro a la gira por tierra es la lucha en la Philippe-Chatrier, pero no se debe empezar por el postre, del 27 de mayo al 10 de junio, por muy rico y apetecible que sea.

   Si el físico acompaña, sin duda Nadal volverá a ser favorito a su undécimo título en París. Una oportunidad de sumar el 17 ‘grande’ y volver a acercarse a Federer (20). La tierra de Nadal no tiene denominación de origen, pero la del Abierto francés habla español, por una leyenda que crece al mismo tiempo que empequeñece rivales; el año pasado, el balear redondeó su idilio con la arcilla parisina con su décima 'Copa de los Mosqueteros'. El de Manacor atenaza a cualquiera con su simple presencia, cuando golpea con fiereza y se desliza sobre ese polvo marrón que le ha convertido en un jugador único.

Contador