El consumo de áridos cae un 35% en 2012, el mayor descenso de su historia, y se sitúa en mínimos

Actualizado 24/05/2013 17:03:09 CET

MADRID, 24 May. (EUROPA PRESS) -

El consumo de áridos para la construcción se desplomó un 35% el pasado año, con lo que se anotó el mayor descenso de su historia y concluyó el ejercicio en un volumen mínimo histórico de 115 millones de toneladas, según informó la patronal del sector Anefa.

Esta industria encadena así seis ejercicios consecutivos de retrocesos en los que la demanda de estos materiales acumulan un ajuste del 77%, por la actual coyuntura económica y el parón constructor.

Ante estos datos, Anefa reivindicó el carácter de "industria básica" que considera tienen los áridos, dado que, según sus datos, "es el principal suministrador de materias primas para la construcción de infraestructuras, para la industria y para la protección del medio ambiente".

"Sirva decir que es la segunda materia prima más 'consumida' por el hombre después del agua y que cada español ha 'consumido' en 2012 una media de 2.400 kilos", según aseveró la asociación.

Al desplome de los áridos para construcción es preciso sumar el retroceso del 24,2% que experimentó en 2012 el consumo de este tipo de materia para aplicaciones industriales, hasta los 25 millones de toneladas.

DESTRUCCIÓN DE EMPLEO.

Además de la caída del sector, Anefa denuncia la situación de "estrangulamiento de capital circulante" que, según asegura, atraviesan muchas empresas del ramo, una coyuntura que ha provocado la destrucción de unos 6.500 puestos de trabajo directos y otros 22.500 indirectos desde el inicio de la crisis.

Según detalla la patronal, ello es consecuencia del "doble esfuerzo" al que están sometidas sus empresas, que por un lado fabrican los productos sin ningún tipo de cobertura y riesgo y, por otro, deben soportar la tensión de tesorería que supone cobrar en muchos casos a más de 240 días, "con la posibilidad real de que el cobro no se llegue a producir".

Anefa no atisba además cambio de tendencia alguno, de forma que calcula que el sector cerrará el ejercicio 2013 con un descenso de entre el 20% y el 25%, y un número mínimo histórico de consumo de entre 85 y 90 millones de toneladas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies