Metrovacesa no descarta analizar la compra de SFL, filial francesa de Colonial

Actualizado 09/04/2008 17:55:24 CET

MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

Metrovacesa no descarta analizar la posibilidad de pujar por Société Foncière Lyonnaise (SFL), filial francesa de Colonial, que este grupo inmobiliario ha puesto a la venta, informó hoy el consejero delegado de Metrovacesa, Jesús García de Ponga.

La inmobiliaria controlada por la familia Sanahuja condiciona su participación en una eventual compra de SFL a cerrar previamente la entrada de nuevos inversores en su capital, aumentar sus fondos propios y reestructurar la parte de deuda asociada a la compra del edificio del HSBC de Londres el pasado año.

En este sentido, De Ponga indicó que actualmente está inmerso en un 'road show' por Europa para presentar la compañía y buscar inversores institucionales interesados en comprar parte de la participación de los Sanahuja.

La familia de promotores catalanes elevó desde el 70,52% hasta el 80,63% su participación en la compañía por la oferta pública de adquisición (OPA) obligatoria que formularon sobre el 100% de la inmobiliaria.

No obstante, siempre han manifestado su intención de reducir su participación en la compañía hasta alrededor del 51% para dar entrada a nuevos socios y aumentar la liquidez de la compañía.

TITULIZACION DE DEUDA ANTES DE VERANO.

En cuanto a la deuda, Metrovacesa prevé cerrar antes del verano la titulización de 1.266 millones de euros asociados al edificio del HSBC, según explicó De Ponga en el marco del Salón Inmobiliario de Madrid (Sima).

La operación concluiría así unos meses antes respecto a lo pactado con el banco inglés. La inmobiliaria que preside Román Sanahuja acordó con HSBC aplazar un año (hasta septiembre de 2008) la fecha de vencimiento del préstamo que la entidad le concedió para la compra de la sede, por las dificultades del mercado financiero y "a la espera de que se active de nuevo el mercado de titulización de activos".

La deuda correspondiente a la compra de este edificio corresponde el grueso de los 1.152 millones netos (tras ventas de activos) de deuda a los que Metrovacesa calcula que deberá atender en 2008, según indicó la compañía en su informe de auditoría correspondiente a 2007.

La compañía tiene también pendiente la emisión de una emisión de bonos híbridos por importe de 750 millones de euros, destinada a elevar sus fondos propios.