Nozar paga a Reyal una indemnización de 71 millones por renunciar a comprarle acciones de Colonial

 

Nozar paga a Reyal una indemnización de 71 millones por renunciar a comprarle acciones de Colonial

Actualizado 20/07/2009 21:02:00 CET

MADRID, 20 Jul. (EUROPA PRESS) -

Nozar pagará a Reyal Urbis una indemnización de 71 millones de euros en compensación por "los daños y perjuicios" causados por la ruptura del acuerdo de compraventa de acciones de Colonial que las dos inmobiliarias suscribieron en diciembre de 2007, informó hoy Reyal.

La inmobiliaria de la familia Nozaleda, que actualmente negocia 'in extremis' con sus bancos y acreedores para evitar un concurso de acreedores, atenderá el grueso de la indemnización mediante la cesión de activos inmobiliarios y derechos de cobro.

De su lado, Reyal Urbis conservará las acciones de Colonial que Nozar se había comprometido a adquirir. El grupo que controla y preside Rafael Santamaría cuenta con una participación del 5,3% de la también inmobiliaria que preside Juan José Bruguera.

Por lo que a la indemnización se refiere, del importe total, Nozar pagó 20,47 millones de euros cuando en diciembre de 2007 firmó el contrato de compraventa.

Otros 32,61 millones serán satisfechos mediante la dación de determinados activos inmobiliarios propiedad de Nozar, que cubrirá los 18 millones restantes transfiriendo su participación en la sociedad Chamartín Campanar y la cesión de determinados créditos de los que Nozar es titular frente a esta sociedad.

Así se establece en el acuerdo que Nozar y Reyal han alcanzado para resolver "de forma consensuada" el pago de la indemnización que corresponde al grupo que preside Santamaría por la ruptura del referido pacto de compraventa que data de diciembre de 2007.

En dicha fecha Reyal, que acababa de fusionarse con Urbis, acordó la venta de su participación en Colonial (entonces controlada por Luis Portillo) a Nozar y Global Cartera de Valores a razón de 3,41 euros por acción y con un plazo de ejecución de un año.

No obstante, un año después (diciembre de 2008), ya en plena crisis del sector inmobiliario, las acciones de Colonial cotizaban a alrededor de 0,14 euros por acción, con lo que ambas partes comenzaron a negociar la rescisión del acuerdo de compraventa.

Se da la circunstancia de que Global Cartera de Valores (sociedad de un grupo de empresarios liderados por Domingo Díaz de Mera y varias cajas de ahorro) solicitó su concurso voluntario de acreedores.

De su lado, Reyal Urbis en la actualidad trabaja en una nueva reestructuración de su deuda y Colonial está controlada por un grupo de bancos y cajas que ejecutaron la deuda de Portillo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies