Economía/Macro.- Fomento negocia con las eléctricas asumir la iluminación de la M-40

 

Economía/Macro.- Fomento negocia con las eléctricas asumir la iluminación de la M-40

Actualizado 10/12/2010 18:38:12 CET

MADRID, 10 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Fomento está negociando con las empresas eléctricas el cambio de titular de los contratos de iluminación de la vía de circunvalación M-40 con el objetivo de hacerse cargo de la factura "lo antes posible", según confirmaron a Europa Press en fuentes del Departamento que dirige José Blanco.

"Estamos con la tramitación para hacer el cambio de titular del contrato y comenzar a hacernos cargo del pago, lo que se hará efectivo lo antes posible; supongo que la próxima factura ya la pagará Fomento. Pero antes hay que hacer algunos trámites, y estamos en eso", apuntaron.

Así, Fomento cierra la polémica que ha mantenido desde el pasado mes de septiembre con el Ayuntamiento de Madrid, que se negó entonces a seguir haciéndose cargo del pago de estas facturas al alegar que la carretera es de propiedad estatal y que, por tanto, es responsabilidad del Gobierno central su mantenimiento.

El 14 de julio pasado, el área de Gobierno de Obras y Espacios Públicos del Ayuntamiento de la capital informó por carta al Ministerio de que, a partir del 1 de septiembre, no se haría cargo de la factura de consumo, conservación y mantenimiento de la iluminación exterior de la M-40.

Según indicaron fuentes del área, esto supone pagar el consumo y mantenimiento de 5.373 puntos de luz, con una potencia instalada de 2.000 kw que funcionan 4.000 horas anuales.

Así, el consumo total al año es de ocho millones de kilowatios, a once céntimos de euro por kilowatio, que suponen una inversión de 880.000 euros por ejercicio en la factura de la luz. A esto hay que sumar los 80 euros anuales que se destinan a la conservación y mantenimiento de cada farola, que supone otros 458.960 euros, lo que arroja un gasto total de 1,34 millones de euros por ejercicio a cargo de las cuentas municipales.

GASTOS IMPROPIOS

Según la carta remitida por la delegada del área, Paz González, a Blanco, el Consistorio madrileño lleva décadas haciéndose cargo de este gasto en virtud de un convenio firmado en 1988 entre el Ministerio de Obras Públicos y Urbanismo, la Comunidad de Madrid y el Consistorio --entonces todas administraciones socialistas-- para la Financiación y Ejecución de Obras de Carreteras en la ciudad en el periodo 1989-1991.

"A principios de los 90, a pesar de no estar previsto en el convenio, en circunstancias económicas y presupuestarias muy distintas a las actuales y en aplicación del principio de colaboración institucional, el Ayuntamiento de Madrid asumió de forma progresiva los costes del consumo y la conservación y mantenimiento del alumbrado exterior de la M-40, asumiendo incluso los correspondientes a tramos ajenos al término municipal de Madrid", reza la misiva.

Y es que el Consistorio se hace cargo no sólo de los kilómetros de vía que discurren por su territorio, sino también del tramo que pasa por Alcorcón, quedando sólo a cuenta del Ministerio la iluminación en los túneles de El Pardo y del tramo por el término municipal de Pozuelo de Alarcón.

Sin embargo, con la crisis económica y los problemas de financiación de las corporaciones locales, el Consistorio madrileño comenzó a buscar todas las fuentes de ahorro posibles, entre las que encontró este contrato.

RUPTURA UNILATERAL

Así, el Ministerio respondió al Ayuntamiento recordándole que no se puede modificar "unilateralmente" un convenio que lleva años en vigor, y alertó de que la decisión municipal podría suponer un "importante menoscabo en las condiciones de seguridad vial" de la carretera, sobre todo en algunos puntos como los túneles de El Pardo o las calzadas superpuestas.

"Cualquier modificación de lo establecido en estos momentos debe realizarse mediante acuerdos conjuntos entre ambas instituciones, teniendo en cuenta el tiempo necesario para adecuar, en su caso, las nuevas responsabilidades que se puedan derivar de nuevos acuerdos", continúa la carta, concluyendo con que "mientras no se produzcan nuevos acuerdos debe mantenerse la iluminación de la M-40 en las condiciones actuales".

Sin embargo, pronto las declaraciones sobre este tema pasaron a ser públicas, con acusaciones mutuas entre Fomento y el Ayuntamiento. Así, el 17 de septiembre el portavoz de Fomento del PSOE en el Congreso, Rafael Simancas, subrayó que el hecho de que el Ayuntamiento de la capital deje de pagar el mantenimiento y consumo de la luz en la M-40 es como si el Ministerio de Fomento, con tal de ahorrar, decidiera apagar los semáforos de toda la red de Cercanías.

Además, tachó de "absolutamente irresponsable" que el Consistorio "plantee incumplir su obligación de pagar el servicio de alumbrado de la M-40", y recordó que, a pesar de que "todas las administraciones públicas en este país pasan en estos momentos por graves dificultades de financiación", su responsabilidad es mantener los servicios "más básicos a la ciudadanía".

Una semana después, el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, respondía a esas palabras asegurando que "el mismo Gobierno de España que decide castigar financieramente a los ayuntamientos recortándoles su presupuesto es el que pretende que los ayuntamientos le sigan pagando sus gastos".

"La M-30 es una infraestructura que pertenece al Ayuntamiento y nosotros tenemos que ocuparnos de su conservación y de su iluminación. Si la M-40 es una infraestructura que pertenece a Fomento, será el propio Ministerio de Fomento el que tenga que asumir los costes de su conservación y de su iluminación".

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies