El tirón demográfico reduce la proporción de viviendas de segunda residencia, según Caixa Catalunya

Actualizado 28/12/2006 14:40:30 CET

BARCELONA, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

El aumento de la población debido al 'boom' demográfico de los años 60 y 70 ha tenido como consecuencia un uso más intensivo de las viviendas disponibles como residencia principal y la consecuente baja de la proporción de viviendas destinadas a segunda residencia.

Así lo pone de manifiesto un estudio de Caixa de Catalunya, que señala que el número de viviendas por hogar en España eran 1,49 en 2005, lo que representa una caída respecto a las 1,54 de 1998. De esta manera, en 2005 la ratio de viviendas por hogar se situó por debajo de los valores existentes al principio del período de expansión inmobiliaria.

Este crecimiento más intenso de los nuevos hogares (un 21,1% en el período 1998-2005) que de las nuevas viviendas (17,5% en el mismo período) indica que el incremento de oferta de vivienda ha tenido una "sólida base demográfica", en contraste a la opinión generalizada de que la expansión de la construcción ha evolucionado de forma desligada a la demanda.

Según el estudio, entre 1998 y 2005 se construyeron en España casi 13 viviendas por cada 10 nuevos hogares, de forma que el parque de viviendas aumentó en 3,5 millones de unidades frente al incremento de 2,7 millones de hogares. En estos siete años se terminaron unas 493.000 viviendas anuales y se crearon 389.000 hogares, sugiriendo un exceso de más de 100.000 viviendas por año. Este valor, según Caixa Catalunya, puede considerarse "no exagerado" si se consideran otras fuentes de demanda (vivienda secundaria de residentes, demanda de no residentes y demanda especulativa).

En el supuesto de que se hubiera mantenido constante la proporción de viviendas destinadas a uso principal, el crecimiento del parque de viviendas entre 1998 y 2005 habría sido insuficiente para absorber el total de nuevos hogares.

Una de las consecuencias de la presión que ha ejercido la demanda por motivos demográficos ha sido un uso más intensivo de la vivienda como residencia principal con la consecuente caída de la ratio de viviendas por hogar. Con datos disponibles para el período 2001 y 2005, se observa que, del total de nuevas viviendas construidas en estos años (2,17 millones), un 78,1% se ha destinado a vivienda principal (1,70 millones) que ha registrado un crecimiento del 12,0% y que prácticamente duplica al de las viviendas destinadas a otros usos (6,7%). Mientras en 2001 se destinaba un 67,4% del parque de viviendas a vivienda principal, en 2005 este porcentaje había aumentado hasta el 68,4%.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies