Cerca de la mitad de los españoles está insatisfecho con sus condiciones laborales, según un estudio

Actualizado 26/06/2007 18:26:44 CET

MADRID, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

Un 45% de los trabajadores españoles, casi uno de cada dos, está insatisfecho con sus condiciones laborales, principalmente por el salario y la falta de dinero en su vida cotidiana, según el Barómetro europeo 2007 sobre clima laboral 'Bienestar y motivación en el trabajo'.

España se convierte así en uno de los países europeos con un índice de satisfacción más bajo (55%), sólo superado por Turquía (50%), frente a Bélgica (77%), Eslovaquia (71%), la República Checa (66%) y Francia (64%), que se encuentran en el otro extremo.

Globalmente, según el estudio, el 60% de los trabajadores españoles están satisfechos con su situación laboral, porcentaje que es muy superior en el caso de empleados con mayor responsabilidad o gerentes (82%) y que disminuye en el caso de empleados nogerentes hasta un 56%.

Según el estudio, el nivel salarial supone, con diferencia, la primera preocupación de los trabajadores españoles (47%), por delante de la seguridad de un empleo (35%) y del tiempo consagrado al trabajo (18%).

En general, apenas un trabajador español de cada tres (36%) se considera satisfecho en la actualidad con su remuneración, un porcentaje que ha disminuido sensiblemente en dos años, ya que en el barómetro de 2005 la proporción de satisfechos era de un 57%, 11 puntos porcentuales más.

Sin embargo, los empleados con cargos de responsabilidad tienen un nivel de satisfacción muy superior que el resto de empleados (60%), casi el doble que el resto de empleados (32%).

Por otra parte, aunque los beneficios y compensaciones alcanzan un nivel de satisfacción del 57%, lo cierto es que, según se desprende de los datos del estudio, la mayor satisfacción se produce en el sector público (64% frente al 56% del sector privado) y en los cargos de responsabilidad o gerentes (77% frente a 54% de los nogerentes).

La falta de dinero es citada como la primera restricción que se encuentran la mayoría de empleados fuera del trabajo (28%), ocho puntos más en el informe del 2005, por delante de la falta de tiempo (19%), o la educación de los hijos (14%).

Otra preocupación de los trabajadores españoles es el desarrollo de las competencias profesionales. Así, un 92% de ellos estiman que su empresa debería intervenir sobre la formación, un 59% de los cuales opina que esta intervención debería ser prioritaria.

El estudio también destaca otras áreas en las que los trabajadores esperan algún tipo de intervención por parte de su empleador como el apoyo escolar (70%), la asistencia a familiares dependientes (73%) y las ayudas para almuerzo (65%).

UNO DE CADA DOS SE PLANTEA ABANDONAR SU EMPRESA

Además, según revela el informe, un 45% de los trabajadores se plantea abandonar su empresa, porcentaje que llega al 51% en el caso de la empresa privada, y que es especialmente alto en el caso del sector de los servicios bancarios, financieros y seguros (63%), y del sector de los servicios comerciales (58%).

Sin embargo, en el conjunto de Europa, el nivel de infidelidad laboral de los españoles no es de los más elevados, situándose por delante Rumanía (51%), Italia (49%) y Eslovaquia (47%).

En general, el estudio señala algunos aspectos que los empleadores deberían mejorar para lograr unas mejores condiciones laborales de sus trabajadores en España, como la innovación en recursos humanos o la formación. Sin embargo, también destacan aspectos positivos como el nivel de realización o el grado de implicación.

Entre las características que les sugiere su empleo a los españoles, según el informe, se encuentran, en primer lugar, la seguridad (31%), siendo España, a diferencia del resto de países analizados, el único en que la obligación o restricción (29%) se posiciona en segundo lugar, en vez de conceptos como el orgullo, placer o rutina, respuestas mayoritarias.

El estudio revela además que un 76% de los empleados españoles están muy satisfechos o bastante satisfechos con su ambiente laboral y un 54% de ellos declara que se siente muy implicado o demasiado en su trabajo, porcentaje que aumenta hasta el 58% en el caso de trabajadores del sector privado y al 68% cuando se trata de empleados con cargos de responsabilidad.