(Ampliación) Correa exige por decreto el 99% de las ganancias extraordinarias de las petroleras

Actualizado 05/10/2007 20:50:39 CET

Los nuevos gravámenes tendrán una incidencia sobre la actividad de Repsol YPF inferior al 1% de los resultados operativos del grupo

QUITO/MADRID, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno ecuatoriano ha ordenado por decreto que el 99% de las ganancias extraordinarias del petróleo sean para el Estado y sólo el 1% restante para las empresas, cuando anteriormente eran del 50%. Entre los afectados se encuentra la hispano-argentina Repsol YPF, petrolera que está renegociando su contrato con las autoridades y que tras conocer el anuncio del presidente de la República, Rafael Correa, ha restado importancia a los efectos que tendrán los nuevos gravámenes en los resultados operativos del grupo en su conjunto.

El decreto ejecutivo fue anunciado para sorpresa de todos y en él se establece una reformulación de un artículo del Reglamento de Aplicación de la Ley 42, que hasta ayer establecía en un 50 por ciento la participación del Estado en los excedentes de los precios de venta de petróleo no pactados o no previstos en los contratos de participación.

La intención del Gobierno ecuatoriano es recaudar 700 millones de dólares por año (unos 494 millones de euros), según informó el ministro de Petróleos, Galo Chiriboga, quien precisó que en estos momentos las negociaciones con al menos cuatro petroleras siguen abiertas y que, a su juicio, ninguna de ellas ha mostrado su interés en abandonar el país.

NO ES UNA NACIONALIZACION

El alto funcionario descartó que el trasfondo de la reforma de Correa sea estatizar los campos petroleros a cargo de las empresas privadas. "De no estar de acuerdo las compañías se puede hablar de una reformulación a la modalidad contractual", indicó Chiriboga, quien explicó que pueden optar por un contrato de servicios, donde el Estado reconoce las inversiones efectuadas y recibe la producción.

Según Alexis Mera, subsecretario jurídico de la Presidencia, el Jefe de Estado tiene la potestad legal de fijar el nuevo porcentaje de reparto, ya que la Ley Reformatoria de Hidrocarburos dispone que el presidente es quien fija los porcentajes a través del reglamento. En una ceremonia realizada en el Salón Amarillo, el presidente Correa justificó la decisión.

Con la presencia del ministro de Petróleos, el titular de Petroecuador, Carlos Pareja, y el procurador Xavier Garaicoa, el mandatario recordó que la Constitución señala que los recursos naturales son del Estado. Por ello, dijo que la explotación petrolera debe realizarse en "función de los intereses nacionales", según informa la prensa de Quito, recogida por Europa Press.

Según datos del Ministerio de Energía, el Estado ecuatoriano tiene suscritos 20 contratos con compañías extranjeras en las modalidades de participación, prestación de servicios y marginales. "La participación en producción y la renta petrolera, argumento con el que las privadas defienden que la actual participación del Estado ronda el 70%, es un tema que deberá analizarse", acotó.

Repsol YPF firmó su contrato en diciembre de 1996 y rige hasta enero de 2012, la brasileña Petrobras lo suscribió en julio de 1996 y rige hasta 2024, pero aún no ha puesto en marcha la producción, mientras que Andes Petroleum rubricó su convenio en 1995 y vence en agosto de 2015 y en el caso de Petroriental, que opera los bloques 14 y 17, sus contratos vencen en 2012 y 2018, respectivamente.

RESPUESTA DE REPSOL

Horas después de conocer la nueva reglamentación, Repsol YPF precisó que los nuevos gravámenes tendrán una incidencia sobre su actividad inferior al 1% de los resultados operativos, según fuentes de la petrolera consultadas por Europa Press, que recordaron que esta carga fiscal, que afecta a la diferencia entre el precio asignado en los contratos y los precios del mercado, aumentará al 99%.

Repsol YPF posee en Ecuador derechos mineros sobre tres bloques de desarrollo con una superficie neta de 1.225 kilómetros cuadrados, y su producción en el país alcanzó los 6,2 Mbbl (millones de barriles), a razón de 16.946 barriles diarios. La mayor parte de esta producción procede del bloque 16. Las reservas probadas de crudo a finales de 2006 rondaban los 23,8 millones de barriles, y durante ese ejercicio se realizaron dos sondeos exploratorios con resultado negativo.

Las negociaciones para la extensión del bloque 16 quedaron a comienzos de 2007 en un compás de espera, hasta la conformación del Gobierno de Correa, que ganó las elecciones en noviembre pasado. Para el actual ejercicio, estaba prevista la exploración de 33 pozos que eleven la producción a 64.000 barriles al día.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies