El sector textil pide a la CE más controles para impedir la comercialización de productos nocivos

Actualizado 19/09/2007 19:15:24 CET

BRUSELAS, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Colectividades Textiles Europeas (ACTE) y la Federación Sindical Europea: Textiles, Ropa y Cuero (FSE:TCC) pidieron hoy a la Comisión Europea y a los Estados Miembros coordinar sus actividades en materia de trazabilidad, supervisión sanitaria y control aduanero con el objetivo de conseguir un control más exhaustivo de los productos textiles que entran en el mercado europeo, y garantizar que no contienen sustancias nocivas perjudiciales para la salud de los consumidores.

Bajo el eslógan 'Petición para una calidad certificada. Transparencia, trazabilidad, composición y origen de los productos de los sectores textiles, confección, cuero y calzado', ambas asociaciones quieren que Bruselas defina los riesgos derivados de productos de estos sectores, tanto en el proceso de producción como en su uso final.

Exigen también la creación de bases de datos nacionales para recoger y supervisar todas las sustancias químicas empleadas en el proceso de producción. Esta petición de coordinación con los Estados miembros la hacen extensiva a las relaciones con las autoridades sanitarias competentes para que éstas intensifiquen los controles de seguridad en las aduanas.

Además, piden la introducción progresiva de un proceso que garantice la trazabilidad de los productos y campañas publicitarias para sensibilizar a los consumidores de los riesgos que implica para la salud la presencia de ciertas sustancias en la ropa.

También reclaman a los Estados miembros que se comprometan a aprobar una directiva europea para introducir un etiquetado de origen, obligatorio para los productos de estos sectores, y que intensifiquen el control, la vigilancia y la aplicación de sanciones a los productores, importadores y distribuidores que incumplan la normativa establecida.

Por último, quieren que se apliquen todos los mecanismos y sistemas de alerta existentes para que las autoridades competentes puedan inspeccionar, extraer muestras y, en caso necesario, bloquear mercancías en cualquier punto de la cadena productiva y distributiva, así como la creación de observatorios nacionales para controlar las reacciones perjudiciales y las dermatitis de contacto provocadas por productos textiles.

Según el comunicado difundido por ACTE y FSE:TCC, la petición es fruto del "aumento del comercio internacional y la eliminación progresiva de las barreras aduaneras" que exponen al sector a "nuevos riesgos" por la introducción en el mercado de productos textiles, de confección, de piel y de calzado, en cuyo proceso de fabricación se utilizan a menudo "productos que ya no se permiten en Europa".

No obstante, el presidente de ACTE, Teo Romero, aseguró que no se trata de una demanda "proteccionista ni alarmista", sino que, simplemente, "mira por la salud de la ciudadanía europea". Romero informó de que esperan la adhesión de otros socios, sindicatos y asociaciones de consumidores, para su posterior presentación ante la Comisión Europea y el Parlamento Europeo.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies