(Ampl 2) CE y el Gobierno se encaminan a una nueva batalla por la OPA de Enel y Acciona sobre Endesa

Actualizado 05/07/2007 19:32:42 CET

El Ejecutivo comunitario aprueba sin condiciones la operación mientras que la CNE impone 12 requisitos

BRUSELAS, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Europea y el Gobierno se encaminan a una nueva batalla por la oferta pública de adquisición (OPA) de Enel y Acciona sobre Enesa -prácticamente idéntica a la vivida en los últimos meses a cuenta de E.ON- después de la decisión de hoy del Ejecutivo comunitario de autorizar sin condiciones la operación, lo que contrasta con los doce requisitos que ha impuesto la Comisión Nacional de la Energía (CNE).

El Ejecutivo comunitario reiteró este jueves que analizará si las 12 condiciones de la CNE vulneran la legislación comunitaria, y lo hará incluso aunque las propias empresas perjudicadas las acepten.

"Actuamos por propia iniciativa en algunos casos, sin necesidad de una queja. Hay que recordar que a veces las empresas que se ven perjudicadas por las acciones de un Estado miembro se sienten intimidadas, y por eso la Comisión cree que es suficiente que haya una violación de las reglas para actuar", explicó el portavoz de Competencia del Ejecutivo comunitario, Jonathan Todd.

"La Comisión examinará muy cuidadosamente las medidas anunciadas por la CNE. Queremos verificar si las restricciones impuestas vulneran el artículo 21 del reglamento de fusiones de la EU, que da al Ejecutivo comunitario la competencia exclusiva para controlar las fusiones de dimensión europea como esta oferta por Endesa y prohíbe a los Estados miembros imponer condiciones que pueden vulnerar las reglas del Tratado en materia de libre movimiento de capitales y derecho de establecimiento", recalcó el portavoz.

"Todavía es demasiado pronto para especular cuál será el resultado de nuestro examen de estas medidas, pero las estamos revisando activamente", añadió.

Al ser preguntado si no tiene una sensación de 'ya visto' por la contradicción entre la decisión de la CNE y la del Ejecutivo comunitario y si piensa que el Gobierno español no ha aprendido nada del caso E.ON, Todd dijo que estas cuestiones "deberían plantearse al Gobierno español". "Lo único que puedo decir es que la Comisión seguirá garantizando que se respete la legislación europea", concluyó.

Algunas de las condiciones impuestas por la CNE a Enel y Acciona son idénticas a las que se aplicaron a E.ON y ya han sido llevadas por la Comisión ante el Tribunal de Justicia de la UE (TUE). Entre ellas, la obligación de mantener la marca Endesa; la prohibición de vender los activos en las Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla; o la exigencia de utilizar carbón nacional. Ello hace prever que el Ejecutivo comunitario las declarará de nuevo ilegales y que acabarán de nuevo ante el TUE.

En el caso de la fallida OPA de E.ON, Bruselas denunció a principios de año ante el Tribunal de Justicia de Luxemburgo el decreto de febrero de 2006 que amplió las competencias de la CNE y además declaró ilegales las condiciones que el regulador español impuso a la eléctrica alemana y las introducidas posteriormente por el Ministerio de Industria, que están también ante el Tribunal pese a que la eléctrica alemana ha desistido de la operación.

LUZ VERDE SIN CONDICIONES

Bruselas dio luz verde a la OPA de Enel y Acciona tras constatar que la operación no tendrá un impacto negativo sobre la competencia en el espacio económico europeo ni en una parte sustancial del mismo. De acuerdo con la investigación de la Comisión, las actividades de las partes se solapan de manera muy limitada en los mercados eléctricos de Portugal, Alemania y Grecia. No obstante, teniendo en cuenta la venta a E.ON de una parte de las actividades de Endesa, los únicos mercados afectados sería los de generación y suministro mayorista y minorista de electricidad en España.

El Ejecutivo comunitario cree que la OPA "no fortalecería de manera considerable" la posición de Endesa en ninguno de estos mercados, sino que por el contrario supondría "un incremento muy limitado" de la cuota combinada de capacidad instalada e "incluso una reducción" de las cuotas de mercado en generación y suministro mayorista de electricidad.

Por otra parte, la Comisión considera que "no es probable que la desaparición de Acciona como operador independiente surta importantes efectos no coordinados en el mercado, máxime si se tiene en cuenta el fortalecimiento correspondiente del operador independiente Viesgo, antes bajo control de Enel y que pasará a ser controlado por E.ON". Además, otros competidores como Iberdrola, Unión Fenosa y Gas Natural permanecerán en este mercado.

A juicio del Ejecutivo comunitario, la OPA de Enel y Acciona sobre Endesa "no aumentaría en una medida significativa la capacidad y los incentivos de los principales proveedores eléctricos en España para coordinar sus actividades en el mercado", ni suscita "preocupación" en el mercado minorista, donde "el solapamiento de las actividades de las partes es mínimo".

Por último, descarta "efectos negativos" en los mercados verticales conexos, como de infraestructuras de gas, distribución de gas, suministro mayorista y minorista, industria del carbón, así como comercio de derechos de emisión de CO2 y a la compra venta de electricidad, debido a la "poco destacada posición" de las partes y el distinto ámbito geográfico de sus actividades en estos mercados.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies