Una filial de Rosneft adquiere activos en subasta de Yukos en el Volga por 4.730 millones de euros

Actualizado 10/05/2007 14:10:42 CET

MOSCÚ, 10 May. (EUROPA PRESS) -

Una filial de la petrolera estatal rusa Rosneft ha adquirido los activos petroleros de la compañía en bancarrota Yukos en el área del río Volga por 165.530 millones de rublos (4.730 millones de euros), informó hoy la agencia de noticias rusa Ria Novosti.

La compañía ganadora de la subasta de activos, Neft-Aktiv, compitió por la adquisición de los mismos con Versar. El precio inicial del lote era de 154.000 millones de rublos (4.430 millones de euros), con un incremento de la oferta inicial de 260 millones de rublos (7,5 millones de dólares), según informó la comisión especial encargada de la subasta.

Yukos ha obtenido unos 690.000 millones de rublos (19.761 millones de euros) a través de la subasta de venta de activos, que han sido vendidos en siete lotes para saldar las deudas de la compañía, que ascienden a 709.000 millones de rublos (20.306 millones de euros), según informó el responsable de prensa de la subasta, Nikolai Lashkevich.

Lashkevich anunció que próximamente tendrán lugar dos nuevas subastas en las que se venderán activos por valor de 30.000 millones de rublos (859 millones de euros), a través de las cuales se harán efectivas "todas las deudas con los acreedores", aseguró.

Esta es la cuarta subasta del proceso de venta de los activos de Yukos que comenzó el pasado 21 de marzo. En su primera etapa, Rosneft adquirió el 9,44% de Yukos en RN-Razvitiye, una filial de la propia matriz por 197.840 millones de rublos (5.700 millones de euros).

A través de una segunda subasta, una sociedad conjunta de los grupos italianos Eni y Enel, EniNeftegaz, se adjudicó por 151.530 millones de rublos (4.400 millones de euros) el 20% de Yukos en Gazprom Neft y otros activos. En la tercera, Rosneft volvió a ganar la puja y adquirió los activos de Yukos en Siberia oriental por 174.700 millones de rublos (5.012 millones de euros).

Yukos, la que en su día fue la mayor petrolera de Rusia, se declaró en bancarrota el pasado 1 de agosto tras tres años de litigio con las autoridades rusas. Su fundador, Mijail Jodorjovsky, cumple condena en una cárcel siberiana por las acusaciones de fraude fiscal del Gobierno ruso.

Desde numerosos sectores siempre se ha sostenido que el desmantelamiento de Yukos y el encarcelamiento de su fundador formaban parte de una estrategia del Kremlin para frustrar las intenciones políticas de Jodorjovsky y para recuperar el dominio estatal de los recursos energéticos del país.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies