Las empresas de grúas amenazan con convocar paros en agosto para exigir una regulación del sector

Actualizado 24/07/2006 2:05:14 CET

MADRID, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

Responsables de las asociaciones empresariales de compañías de asistencia en carretera se reunirán el próximo martes, 25 de julio, para concretar posibles movilizaciones y paros técnicos durante el mes de agosto, coincidiendo con las operaciones de salida y retorno, al objeto de exigir la implementación de una regulación que permita "dignificar" el sector.

Así lo anunció a Europa Press el presidente de la Confederación de Empresas de Asistencia en Carretera (Cepas), Francesc Rovira, quien explicó que la decisión definitiva sobre los eventuales paros se adoptará tras un encuentro previsto con responsables de la Administración, también el martes, 25 de julio.

Rovira recordó que las empresas de asistencia han trasladado al Parlamento la necesidad de regular el sector, estableciendo unas normas y unos requisitos para el operar como compañía de auxilio en carretera, así como la definición de pautas de actuación.

Según el presidente de Cepas, si las empresas de asistencia en carretera pudieran operar de forma más rápida, el número de accidentes en carretera podría reducirse en torno al 15%.

En este sentido, el secretario general de Cepas, Filemón Galarza, destacó, en declaraciones a Europa Press, que las medidas que solicitan las empresas del sector no tienen carácter presupuestario. "No pedimos subvenciones ni nada por el estilo, sino cosas tan simples como la catalogación de las grúas como vehículo de pronta asistencia o la posibilidad de utilizar arcenes o carriles bus", afirmó.

Las asociaciones de empresarios de asistencia en carretera denuncian la pasividad de la Administración, a la que acusan de no adoptar ninguna medida legislativa tendente a la clarificación y regulación de los diferentes aspectos del sector de asistencia en carretera.

En este sentido, recuerdan que as movilizaciones de agosto 2004 y enero de 2005 finalizaron tras la promesa explícita de regulación sectorial por parte de la Administración, con respeto a la libre competencia y las relaciones comerciales en un mercado liberalizado, pero instituyendo unas reglas del juego que garantizaran la óptima prestación de los servicios a los usuarios.

Estas normas deben asegurar asimismo el equilibrio en las relaciones entre compañías aseguradoras y clubes automovilistas y empresas de asistencia en carretera, así como la erradicación de prácticas no deseables además de medidas tendentes a asegurar la rápida intervención de los vehículos de asistencia como elementos esenciales para la seguridad vial.

"La pasividad de la administración, tanto en los Ministerios de Interior (DGT) como de Fomento (Dirección General de Transportes) como también en otros departamentos (Inspección de Transportes, Inspección de Trabajo) hacen comprensibles las movilizaciones por falta de tutela en las reglas de juego aceptable para la realización de una actividad económica en un mercado ya de por sí marcado por una fuerte competencia", añade Cepas en un comunicado.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies