El Gobierno de Bolivia asume la gestión de las petroleras extranjeras que operan en el país

Actualizado 10/05/2006 2:01:20 CET

MADRID/LA PAZ, 10 May. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Bolivia aseguró ayer haber tomado control de la gestión de las petroleras extranjeras que operan en el país andino después de que anunciara el lunes el nombramiento de los directores y síndicos que representarán al Estado en los consejos de dirección de las empresas. Además, a partir de ahora se abre un proceso de negociación sobre el porcentaje de acciones que deberán transferir al Estado para obtener la mayoría de la propiedad de esas empresas.

El nuevo consejo de dirección de las empresas estará formado a partir de ahora por siete miembros, de los cuales cuatro corresponden a los directores que fueron nombrados anoche por el Ministerio de Hidrocarburos, en nombre de la petrolera estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB). Los otros tres directores corresponderán a los representantes de las empresas.

Fuentes oficiales bolivianas han explicado a Europa Press que con la conformación de los nuevos directorios, que ya ha sido comunicada a las empresas implicadas, el Estado pasa a controlar la gestión, ya que tienen mayoría en el consejo, por lo que todas las decisiones que se quieran adoptar deberán ser aprobadas por los directores nombrados por las empresas.

PAPEL DEL SÍNDICO Y LOS DIRECTORES

Respecto al papel que tendrán los nuevos cargos, las citadas fuentes precisaron que en la legislación boliviana está establecido que el síndico es una "especie de auditor" encargado de fiscalizar la administración y la gestión del directorio de la empresa, mientras que los directores son los que forman parte del consejo y toman las decisiones.

En el caso de Andina, filial de Repsol YPF en Bolivia, ha sido designado síndico Santiago Berríos y como directores Oscar Antonio de la Fuente, Luis Fernando Cardán, Romer Gutiérrez y Reynaldo Marín Carlos, este último representante de las Fuerzas Armadas. Para Transredes el síndico será Felipe Hurtado y los directores José Luis Roca, Noel Ávila, Javier Hernández y Marco Antonio Maceres.

René Rocabado será síndico de la empresa Chaco y directores Carlos Torrico, Dante Gumier, Hernán Camacho y Edgar Claure, mientras para Petrobras-Refinación es designado síndico Felipe Hurtado y directores Víctor Hugo Cuellar, Waldo Oblitas, Santiago Sologuren y Sergio Jesús Miranda. Por último en la Compañía Logística de Hidrocarburos (CLHB) fue designado síndico Federico Yánez y como directores Hugo Alberto Mobarec, Jaime Quiroga, César Quilla Montecinos y Edwige Rivera.

Fuentes de la petrolera presidida por Antonio Brufau en Madrid consultadas por Europa Press explicaron que la empresa sigue operando en el país "con absoluta normalidad", y que están a la espera de que comience la fase de negociación con el Gobierno para ver cómo se constituyen las empresas mixtas y a través de qué fórmulas las autoridades bolivianas se hacen con el control.

Otro de los aspectos a tener en cuenta es que las sedes de las cinco empresas petroleras se encuentran en la ciudad de Santa Cruz, por lo que lo previsible es que "en los próximos días" y "a la mayor brevedad" se trasladen los nuevos cargos designados por el Gobierno, que en la actualidad residen en La Paz, para empezar a trabajar, según fuentes bolivianas.

"En estos momentos lo más importante es negociar con cada empresa, caso por caso, la transferencia de los porcentajes establecidos para que el Estado pueda hacerse con el control", explicaron fuentes del Ministerio de Hidrocarburos a Europa Press, que recordaron que por un lado hay empresa capitalizadas --Andina, Chaco y Transredes-- en las que el Estado tiene un porcentaje de las acciones minoritario, y otras --Petrobras y CLHB-- que fueron privatizadas al 100 por 100.

"A LARGO PLAZO Y EN ESPECIE"

Aunque todavía no se tomado ninguna decisión al respecto, el Gobierno de Evo Morales estudia la posibilidad de pagar "a largo plazo y en especie" las acciones que necesita para hacerse con el control de las petroleras, en el marco del proceso de nacionalización de los hidrocarburos decretado por el presidente el pasado 1 de mayo, según informó el ministro de Hidrocarburos, Andrés Soliz.

Sin duda se trata de uno puntos principales de las negociaciones entre el Gobierno boliviano y las empresas, decisión que comparten tanto el ministro como el presidente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), Jorge Alvarado. El decreto supremo que ordena la nacionalización del gas y el petróleo bolivianos establece que el Estado tendrá el 50% más uno de las acciones.

En el caso de Andina, filial de Repsol YPF, y Chaco, filial de British Petroleum, el Estado debe adquirir el 2% de las acciones, mientras que de Transredes requiere comprar el 17%. Para asumir el 50% más uno de las acciones de Petrobras-Refinación y CLHB, de capitales peruano-alemanes, el Ejecutivo está negociando con cada propietario.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies