El nuevo modelo de financiación autonómica tendrá en cuenta las variaciones de población

 

El nuevo modelo de financiación autonómica tendrá en cuenta las variaciones de población

Actualizado 28/12/2006 1:01:06 CET

MADRID, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

Profundizar en las necesidades de gasto derivadas de las variaciones de población. Ésta es una de las principales conclusiones del informe que el secretario de Estado de Hacienda, Carlos Ocaña, presentó ayer sobre el nuevo modelo de financiación de las Comunidades Autónomas. Ocaña apuntó que este documento pretende abrir un proceso de diálogo que culmine en un nuevo modelo de financiación, pero que el debate no debe centrarse en la aportación de más recursos a las comunidades, un documento que no pretende aprobar esta legislatura.

Según el informe, los recursos que el sistema de financiación autonómica pone a disposición de las autonomías, para financiar sus competencias, crecieron en los últimos tres años por encima del crecimiento del PIB. Con carácter general, y especialmente en 2004 , el mayor crecimiento de los recursos del sistema se corresponde con las regiones en las que más creció la población. En este sentido, Ocaña explicó que el nuevo modelo de financiación deberá profundizar en aquellos recursos que sean "más sensibles" al crecimiento de la población, si bien precisó que, como sucede ahora, también se tendrán en cuenta otras variables como la insularidad.

El secretario de Estado de Hacienda, apuntó, además, que el documento se ha remitido a las comunidades autónomas para que hagan sus propias aportaciones y con la intención de abrir un proceso de diálogo que culmine en un nuevo modelo de financiación. En cualquier caso, indicó que parece "muy difícil" que sea posible contar con un nuevo sistema esta legislatura, dado que la negociación será complicada.

LOS RECURSOS CRECEN MÁS QUE EL PIB

Los resultados del informe ponen también de manifiesto que los recursos que han obtenido las comunidades en los tres años de aplicación completa del modelo actual (2002-2004) han crecido por encima del aumento del PIB nominal, con incrementos del 9,7% en 2003 y del 9,6% en 2004. Entre 1999 y 2004, la financiación recibida por los gobiernos autonómicos creció un 50,9%.

Apoyándose en estos resultados, Ocaña indicó que la discusión sobre el nuevo modelo de financiación no debe centrarse en la aportación de recursos adicionales por parte de la Administración Central a las comunidades ya que, una vez terminado el proceso de traspasos de competencias, el Estado no va a disponer del margen de maniobra con el que contaba cuando se pusieron en marcha los anteriores sistemas de financiación.

REVISIONES PERIÓDICAS

Igualmente, Ocaña afirmó que, frente a la pretendida vocación de permanencia del actual modelo de financiación, el sistema debería ser revisado periódicamente. "La economía cambia y el modelo de financiación debe saber adaptarse a estos cambios", añadió.

El documento analiza también los sistemas de entregas a cuenta y liquidación posterior y llega a la conclusión de que pueden mejorarse mediante instrumentos que acerquen el momento en que se producen los ingresos tributarios al momento en que son transferidos a las comunidades. Así, apuesta por introducir mejoras en las entregas a cuenta del IRPF.

Sobre el modelo de financiación para poner en marcha los elementos que contempla el Estatuto de Cataluña, Ocaña señaló que la reforma del modelo de financiación se aplicará al mismo tiempo en todas las regiones y que lo recogido en el Estatut no prejuzga cuál será el modelo final. En este sentido, defendió la necesidad de contar con una "cierta homogeneidad" en la fiscalidad de las diferentes comunidades para evitar la denominada competencia fiscal. "Es un aspecto más que debería debatirse en el nuevo modelo de financiación", añadió.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies