Los padres podrán disfrutar de un permiso de paternidad de hasta 18 días si reducen su jornada

Actualizado 06/02/2006 15:51:00 CET

MADRID, 6 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno ha propuesto a los agentes sociales el establecimiento de un permiso de paternidad, individual, voluntario e intransferible, de 8 días de duración a jornada completa y de 16 días si los padres pactan con el empresario reducir su jornada laboral a la mitad.

A estas cantidades habría que añadir los dos días de permiso que actualmente contempla la legislación por nacimiento de hijo, con lo que los padres que acuerden con su empresa trabajar a tiempo parcial podrán disfrutar de hasta 18 días de permiso (dos días a tiempo completo y 16 a tiempo parcial) u optar por disfrutar de este permiso durante 10 días completos. En ambos casos serían días naturales y con carácter ininterrumpido.

Además, el permiso empezaría a contar desde el nacimiento del hijo y no desde el fin de la baja maternal, como fue planteado en un principio. El coste para la Seguridad Social de este nuevo permiso rondará los 200 millones de euros anuales, aunque todo depende del volumen de padres que se acojan al mismo, según explicó a los periodistas el secretario general de Empleo, Valeriano Gómez.

Ésta es una de las medidas recogidas en el borrador del anteproyecto de Ley de Igualdad que el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales entregó hoy a sindicatos y empresarios durante la reunión que celebraron para seguir debatiendo la reforma laboral.

Gómez insistió en que esto es, de momento, una propuesta, pues la intención del Gobierno es consensuar estas medidas con los agentes sociales antes de dar vía libre a esta norma. En principio, el Ejecutivo quiere aprobarla en el mes de marzo, preferiblemente con acuerdo social. De momento, sindicatos y empresarios se tomarán su tiempo para analizar el contenido del anteproyecto, del que sólo les ha sido entregado la parte laboral del mismo.

PLANES DE IGUALDAD EN LAS EMPRESAS

Además del permiso de paternidad, el anteproyecto recoge otras medidas dirigidas a fomentar la igualdad. Así, en los convenios colectivos que afecten a más de 250 trabajadores, las empresas estarán obligadas a negociar con los sindicatos un plan de igualdad o todo un conjunto de medidas dirigidas a promocionar y fomentar la igualdad entre hombres y mujeres.

Esta obligación de negociar no implica la obligatoriedad de que dicha negociación dé lugar a resultados concretos, pues eso dependerá de las partes y de su autonomía colectiva. Sin embargo, Gómez afirmó que la norma prevé que, transcurridos cuatro años, se analice la situación para establecer, en caso necesario, la obligación de que sindicatos y empresarios obtengan resultados cuando se sienten a negociar planes o medidas de igualdad.

Para las empresas de menos de 250 trabajadores, el anteproyecto no establece el 'deber de negociar', precisó Gómez, aunque pueden implantar voluntariamente medidas de este tipo si se pactan en convenio o con los representantes de los trabajadores.

Para impulsar la implantación de esta clase de planes de igualdad, la norma contempla la posibilidad de que las empresas que acrediten su puesta en marcha reciban una especie de marca española de excelencia, similar a la existente para empresas ecológicas. Esta 'marca por la igualdad' podrá ser utilizada por las empresas en sus presentaciones publicitarias, en sus productos o en operaciones comerciales, entre otras actividades.

Asimismo, el anteproyecto recoge la posibilidad de que el Estado pueda subvencionar los costes en que incurran las empresas a la hora de aplicar políticas específicas derivadas de sus planes de igualdad, como por ejemplo la concesión de bonificaciones para las mujeres que regresen al mercado laboral tras cinco años de ausencia. "El objetivo es que las políticas de igualdad no supongan costes adicionales, sino que se vea como una inversión por parte de las empresas", aseguró Gómez.

DERECHO A ADAPTAR LA JORNADA LABORAL

Además, y según explicó el secretario general de Empleo, en este borrador se reconoce un derecho "genérico" al trabajador para adaptar su jornada laboral y posibilitar así una mejor conciliación de la vida laboral y familiar. Dicho derecho deberá ser ejercido en los términos que establezcan los convenios colectivos.

Actualmente, el Estatuto de los Trabajadores reconoce el derecho individual del trabajador a reducir su jornada en determinados casos, como la maternidad. Con este nuevo derecho "genérico", los trabajadores podrían disfrutar de horarios flexibles de entrada y salida o reducir el periodo mínimo de excedencia voluntaria, dependiendo siempre de lo pactado en convenio.

Tras la reunión de la mesa de reforma laboral, la secretaria de Empleo de CC.OO., Lola Liceras, y la responsable de Políticas de Igualdad de UGT, Almudena Fontecha, reprocharon al Gobierno que no les haya entregado este borrador hace tiempo y ahora pretenda "acelerar" las negociaciones para cumplir con su calendario legislativo. "Si el texto lo hubiéramos tenido hace unos meses, podríamos haber avanzado en esta materia", denunció Liceras.

La próxima reunión de la mesa de reforma laboral no tiene fecha, de momento. Con la de hoy, se agotaba el calendario de encuentros inicialmente pactado, aunque tanto Valeriano Gómez como las representantes sindicales confirmaron que habrá nuevos encuentros en las próximas semanas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies