Putin promete trabajar para mejorar el transporte de gas ruso a la UE en una reunión con Merkel

Actualizado 22/01/2007 1:01:08 CET

SOCHI (RUSIA), 22 Ene. (EUROPA PRESS) -

El presidente ruso, Vladimir Putin, se comprometió ante la canciller alemana, Angela Merkel, a mejorar las redes de transporte del gas ruso destinado a la UE en una entrevista que tuvo lugar ayer en la residencia presidencial de Sochi, en el Mar Negro.

Merkel, quien ostenta la presidencia de turno de la UE, subrayó por su parte la importancia de Rusia como proveedor de energía para Europa y pidió que se eviten "molestias" en el suministro.

"Mejoraremos nuestra red de transporte del modo más activo que podamos para hacer posible la llegada directa de nuestros recursos a nuestros principales clientes", afirmó Putin tras la reunión.

Las declaraciones de Putin parece responder a la preocupación mostrada por la UE sobre la fiabilidad de Rusia como proveedor de energía, puesta en cuestión tras el corte de tres días sufrido por el oleoducto de Druzhba que transporta petróleo ruso a través de Bielorrusia debido a una disputa entre Minsk y Moscú.

A pesar de que el corte del 8 de enero no amenazó los suministros de Alemania, Merkel mencionó tras la reunión con Putin que "ha habido irritación a principios de año", algo que debe ser evitado en el futuro.

Putin explicó a Merkel que rusia tiene previsto construir una nueva red de transporte de hidrocarburos a través del Mar Báltico que comunique directamente Rusia y Alemania, con lo que evitaría las actuales dependencias con respecto a Ucrania y Bielorrusia. También está prevista la construcción de un nuevo oleoducto hacia la costa rusa del Pacífico.

El dirigente ruso también insistió en la necesidad establecer reglas de mercado transparentes con todos sus socios, tanto con la UE como con los países de la antigua URSS. "Construiremos nuevas relaciones con todos nuestros socios sobre bases comprensibles y transparentes", explicó. "Sí a a la asociación, no a la especulación".

Merkel, por su parte, aseguró que comprendía el deseo de Rusia de vender sus recursos energéticos a vecinos como Bielorrusia a precio de mercado, pero subrayó que "necesitamos fiabilidad".

Ambos mandatarios trataron también cuestiones como la solución diplomática a la crisis nuclear iraní y mostraron su esperanza en los resultados de la próxima reunión del Cuarteto para Oriente Próximo que tendrá lugar probablemente el próximo 2 de febrero en Washington.

También discutieron sobre el futuro de la región serbia de Kosovo. Putin afirmó que la solución "no debería ser impuesta desde el exterior" y apostó por satisfacer tanto a Serbia como a los kosovares.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies