La CNE cree que serán suficientes subidas de peajes de gas conforme al IPC para evitar déficit

Contadores Inteligentes Gas Natural
EUROPA PRESS/GAS NATURAL
Actualizado 20/05/2013 17:20:07 CET

Los precios del gas ya se encuentran en la zona alta de Europa tras las medidas aprobadas por el Gobierno en 2012

MADRID, 20 May. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Nacional de la Energía (CNE) calcula que, tras las medidas aprobadas por el Gobierno el año pasado, la sostenibilidad económica del sistema gasista se podrá conseguir con solo subir la parte regulada del recibo del gas, conocida como peajes, en tasas similares a las del IPC en el periodo comprendido entre 2014 y 2020.

Esta consideración aparece recogida en un informe sobre la sostenibilidad del sistema gasista tras la aprobación del real decreto ley 13/2012, que trajo aparejadas subidas del 5% en los peajes en abril y del 1% en enero, la suspensión de infraestructuras y nuevas metodologías de cálculo de retribuciones.

Pese a mostrarse confiada en que estas subidas conforme a la inflación serán suficientes para evitar que el sistema gasista sufra un déficit de tarifa como el eléctrico, la CNE advierte de que hay que tener en cuenta en qué entorno se mueven los precios finales de gas en España y el impacto de los mismos sobre la demanda.

En todo caso, el regulador indica que antes del real decreto ley 13/2012 el déficit de tarifa acumulado de gas hasta 2020 iba a ser de unos 3.000 millones, y que tras la aplicación de la norma esta cifra quedará reducida.

En concreto, el nuevo déficit previsto será de 882 millones hasta 2016 en términos acumulados, pero luego seguirá una senda decreciente, "siempre y cuando no haya desvíos significativos sobre los supuestos contemplados". Estos 882 millones equivaldrían a un 24% de la retribución anual en 2016.

El nuevo escenario de equilibrio en el sistema gasista se ha alcanzado a costa de una subida relativa en el precio del gas en España. La CNE calcula que el precio final ha pasado de estar por debajo de la media de la UE a situarse en la media para el consumidor industrial y en la zona alta para el consumidor industrial.

Las medidas aplicadas en 2012 permitieron conseguir el equilibrio durante ese año entre ingresos y costes regulados, al tiempo que los déficit que se puedan producir en 2013 serán inferiores a las previsiones anteriores, y comenzarán a decrecer a partir de 2017.