El Congreso aprueba las reformas de hidrocarburos y electricidad que se adaptan a la normativa europea

Actualizado 17/06/2007 17:28:02 CET

MADRID, 17 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Congreso de los Diputados aprobó el pasado jueves, de manera definitiva, las dos reformas de las leyes que afectan a los sectores de hidrocarburos y electricidad con el objetivo de adaptarlas a lo dispuesto en sendas directivas del Parlamento Europeo y del Consejo, e introduciendo tan sólo algunas modificaciones técnicas procedentes de su tramitación en el Senado.

En concreto, la ley sobre hidrocarburos prevé la culminación del modelo liberalizado, a partir del 1 de enero de 2008, con la desaparición del actual sistema de tarifas reguladas y su sustitución por la llamada "tarifa de último recurso".

En este contexto, la nueva ley transcribe la directiva de la UE al mercado español del gas, aunque los objetivos y principales aspectos de la normativa europea se encuentran ya incorporados en la legislación española que regula el sistema gasista.

CAMBIOS EN ENAGÁS

Desde ahora, Enagás dejará de suministrar gas y deberá separar las actividades que realiza como gestor del conjunto del sistema de aquéllas que desempeña como transportista y gestor de su red y se refuerza su independencia como gestor técnico del sistema gasista español. Para ejercer estas funciones, Enagás tendrá que crear una unidad orgánica específica encargada de la gestión técnica del sistema y así lo recogerá en sus Estatutos.

Además, con el fin de asegurar el suministro a los consumidores más vulnerables, se crea la figura del "suministrador de último recurso", que deberá atender, a un precio máximo establecido por el Gobierno, esto es la tarifa de último recurso, las solicitudes de suministro de los consumidores.

También se crea un nuevo organismo para la supervisión de los cambios de suministrador de gas natural, la Oficina de Cambios de Suministrador, cuya creación pretende evitar posibles obstáculos a la competencia.

La ley prevé además la constitución de un Comité de Seguimiento de la Gestión Técnica del Sistema Energético, con la función de realizar un seguimiento permanente de la garantía de los suministros energéticos y establece un contenido de biocarburantes mínimo en gasolinas y gasóleos para el sector del transporte.

Durante su tramitación en el Senado, la ley sufrió algunas modificaciones, entre ellas la que establece en el 5,85% el porcentaje de energía procedente de biocarburantes, un porcentaje ligeramente superior al 5,75% establecido por la Comisión Europea para 2010. El Ejecutivo comunitario se está planteando la posibilidad de elevar este umbral hasta el 10% en 2020.

REFORMA EN ELECTRICIDAD

En cuanto al sector de la electricidad, la nueva ley prevé un régimen transitorio hasta el 1 de enero de 2009, fecha en que la total liberalización supondrá la desaparición del actual sistema de tarifas reguladas, exceptuando la introducción de la llamada "tarifa de último recurso".

Esta reforma, que también es el resultado de la transposición de la correspondiente directiva de la Unión Europea e incorpora la figura del "suministrador de último recurso" con el fin de asegurar el suministro a los consumidores más vulnerables, como ocurre en el sector del gas.

Para su adecuación a los intereses generales, se diferencia la función de operador del sistema y gestor del transporte --realizada por Red Eléctrica de España-- del resto de actividades. Asimismo, la supervisión de los cambios de suministrador será responsabilidad de un nuevo organismo, la Oficina de Cambios de Suministrador.

Finalmente, la ley también contempla, en este caso, la constitución del Comité de Seguimiento de la Gestión Técnica del Sistema Energético, con la función de realizar un seguimiento permanente de la garantía de los suministros energéticos.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies