AEE pide flexibilidad a Industria en el cupo eólico para evitar una "debacle" en 2010

Actualizado 25/11/2009 16:08:29 CET

La eólica aportó 3.803 millones al PIB en 2008, un 16% más, y realizó exportaciones por 2.900 millones

MADRID, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Asociación Empresarial Eólica (AEE), José Donoso, pidió hoy al Ministerio de Industria flexibilidad en la aplicación del cupo eólico reservado para el próximo ejercicio, de 1.700 megavatios (MW), de modo que se puedan adelantar algunos megavatios de 2011 y, con ello, evitar una "debacle" en el sector acompañada de la pérdida de miles de empleos.

Donoso expuso esta posición durante la presentación de un estudio de impacto macroeconómico de la eólica en 2008 realizado por Deloitte, en el que el secretario general de Política Energética y Minas, Antonio Hernández, aseguró que Industria maneja opciones de "flexibilidad".

AEE sostiene que, con el cumplimiento del 85% del objetivo de potencia del real decreto 661/2007, ha surgido una expectativa de una nueva legislación y un "efecto llamada" en el sector. De hecho, los promotores se dirigieron al Ministerio de Industria con solicitudes por hasta 14.000 MW nuevos.

Para responder a esta situación, el Gobierno aprobó el 13 de noviembre la entrada de 6.000 MW eólicos nuevos hasta 2012, que entrarán progresivamente en el sistema y que incluyen 1.700 MW en 2010. Como los fabricantes ya han hecho prácticamente en 2009 el trabajo de 2010, en el primer semestre del próximo año se producirá previsiblemente un "parón", indicó Donoso.

Por su parte, el director técnico de AEE, Alberto Ceña, aseguró que, en el peor de los escenarios, de crisis y parón sectorial, la eólica podría pasar de 41.438 empleos a 32.637 empleos en 2010, según el estudio de Deloitte. No obstante, si no se cumplen los peores augurios, el sector eólico podría mantener su ritmo de creación de empleo y alcanzar los 48.321 trabajadores en el próximo ejercicio.

Ceña indicó además que este año podrían instalarse entre 1.600 y 1.700 MW nuevos de potencia eólica en España, frente a los 2.000 MW de media en los cinco años anteriores. En la actualidad, la potencia instalada ronda los 17.000 MW.

"LAMINACIÓN NECESARIA".

Durante su intervención, Hernández sostuvo que "se hizo necesaria la laminación" de los nuevos proyectos eólicos en el tiempo para evitar una entrada "de golpe" de 6.000 MW en el sistema.

Además, explicó que las solicitudes por 14.000 MW nuevos superaron con creces los 3.700 MW que habrían sido suficientes para cumplir el objetivo de 20.155 MW de la actual legislación, y adelantó que la nueva regulación eólica ajustará las primas renovables a la "curva de aprendizaje" de cada tecnología.

REGULACIÓN "URGENTE".

Por otro lado, Donoso pidió la "urgente" aprobación de la nueva regulación del sector para dar salida a los megavatios que se vayan instalando al margen del nuevo registro de 6.000 MW, que está ya prácticamente lleno y que dará derecho a recibir las primas anteriores, incluidas en el 661/2007.

"Las fábricas están llenas de 'stock'" y "España ya no da garantías de estabilidad institucional", por lo que "hay que recuperarla con urgencia mediante una nueva legislación", afirmó el presidente de la AEE en presencia del responsable de Política Energética y Minas de Industria.

"Aunque este año sea un año normal en potencia instalada, el problema lo tenemos para el primer semestre de 2010", advirtió Donoso, antes de insistir en la necesidad de dar respuesta a "los proyectos que han quedado fuera del registro", ya que "la eólica no se acaba con la decisión del Consejo de Ministros del pasado viernes".

MÁS EXPORTADOR QUE EL VINO.

Donoso presentó además los datos actualizados de 2008 de aportación macroeconómica de la eólica. Esta fuente de generación contribuyó, en términos directos e indirectos, con 3.803 millones al PIB, lo que supone un 16% más que en 2007, según los datos de Deloitte. Su contribución directa fue de 2.311 millones y su peso en la riqueza nacional del 0,24%.

La eólica recibió 1.138 millones en primas, el 24% del total de las renovables, y a cambio aportó 41.000 empleos, redujo en 2.200 millones las importaciones fósiles, evitó emisiones por 405 millones y aportó 243 millones a la balanza fiscal.

Junto a esto, las exportaciones equivalieron a 2.900 millones, frente a 2.500 millones en 2007. "Exportamos más que el vino", afirmó Donoso, quien recordó que las ventas al exterior del sector vitivinícola fueron de 1.900 millones.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies