Berlusconi y Sarkozy promoverán juntos la energía nuclear

Actualizado 24/02/2009 16:02:25 CET

ROMA, 24 Feb. (de la corresponsal de EUROPA PRESS, G. Moreno) -

El primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, y el presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, firmaron hoy en Roma un acuerdo intergubernamental con el que se comprometen a promover juntos la energía nuclear.

En este marco, el consejero delegado de la eléctrica italiana Enel, Fulvio Conti, y el presidente de la francesa EDF, Pierre Gadonneix, suscribieron un acuerdo de cooperación energética que prevé la construcción de al menos cuatro centrales avanzadas de tercera generación en Italia, la primera de las cuales entrará en funcionamiento antes de 2020.

Las nuevas centrales italianas tomarán como punto de referencia la tecnología EPR, cuyo primer reactor se está construyendo en Flamanville, en Normandía, del que la misma Enel controla una cuota del 12,5%.

Los acuerdos también permitirán a Enel participar en el programa nuclear que Francia está llevando a cabo para la realización de cinco reactores EPR, empezando por el nuevo reactor de Penly, localidad cercana a París.

Silvio Berlusconi anunció su voluntad de volver a la energía nuclear el año pasado, al inicio de su mandato, contradiciendo así el referéndum de 1987, con el que los italianos rechazaron la energía nuclear, apenas un año después de la tragedia de Chernobil.

Ahora, en cambio, el Gobierno de Berlusconi se ha propuesto levantar la moratoria y conseguir que, en los próximos años, el 25% de la energía eléctrica proceda de esta fuente de energía.

En el marco de la rueda de prensa que Berlusconi ofreció este mediodía en Roma junto a Sarkozy, el premier italiano arremetió contra el "fanatismo de la izquierda" que en el pasado logró "prohibir el camino de la energía nuclear" en Italia. "Ahora, Francia, con su generosidad, se ha abierto a nosotros", manifestó.

Según Berlusconi, "los ciudadanos franceses pagan su energía a la mitad de lo que la pagan los italianos" por lo que ya es hora "de que nos despertemos del sueño". "El futuro de la economía está en la energía nuclear" y "debemos adecuarnos", aseguró.

Por su parte, Sarkozy aseguró que la colaboración entre Francia e Italia en el ámbito del nuclear será "ilimitada" al tiempo que reafirmó la decisión de su Gobierno de ayudar a sus vecinos italianos a volver a implantar esta fuente de energía.