CNE analizará mañana un incidente del pasado jueves en el tramo donde comenzó el apagón de Barcelona

Actualizado 09/04/2008 21:02:47 CET

MADRID, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

El consejo de administración de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) tiene previsto abrir en su reunión de mañana un expediente informativo sobre un incidente acaecido el pasado jueves, 5 de marzo, en el suministro eléctrico a Barcelona, indicaron fuentes del regulador a Europa Press.

En concreto, el consejo abordará una incidencia en el cable de 220 kilovoltios entre Urgell y Maragall. Precisamente, la caída de la cabecera de este cable fue una de las causas que provocó el apagón del pasado 23 de julio en Barcelona, en el que más de 300.000 usuarios quedaron sin servicio.

En concreto, el apagón se produjo por la caída de un cable aéreo sobre la subestación de Collblanc. Posteriormente, se produjo un segundo cortocircuito que afectó a la cabecera del cable Urgell-Maragall, lo que contribuyó a ampliar la avería a la subestación de Maragall, que sufrió un incendio.

Esta subestación ha permanecido varios meses inutilizada y cuenta tras su reconstrucción con una nueva conexión en la red de transporte de 220 kilovoltios. Anteriormente, esta instalación dispondía de dos conexiones, una con Urgell y otra con Badalona.

También en la reunión de mañana, la CNE aprobará un informe sobre la solicitud de la Dirección General de Política Energética y Minas sobre la solicitud de la Generalitat de Cataluña acerca de la titularidad de Endesa de uno de los transformadores de la subestación de Besós.

SUBASTA DE DÉFICIT 'EX ANTE'.

En la reunión también se aprobarán las bases para el desarrollo de la segunda subasta de déficit 'ex ante'. El regulador informará del proceso a la Comisión Nacional del Mercado (CNMV) y al Banco de España, al que ha pedido garantías que avalen los derechos del déficit.

El déficit 'ex ante' permite ir adelantando la diferencia entre el coste reconocido de la electricidad y los ingresos regulados que se genere en el futuro como parte de la actividad de las eléctricas.

La primera subasta, celebrada a finales del año pasado, quedó desierta, por lo que la CNE ofrecerá en la segunda derechos sobre los 1.500 millones de euros pendientes de colocar, así como sobre el déficit generado en los primeros meses del año.