La Defensora del Pueblo planteará a Industria las quejas de consumidores sobre las subidas de la luz

Electricidad
EUROPA PRESS
Actualizado 27/02/2013 14:14:37 CET

La institución pide una definición del "consumidor vulnerable" y mayor claridad en las facturas

MADRID, 27 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, va a "plantear" durante este año al Ministerio de Industria, Energía y Turismo la situación de un buen número de consumidores que se han dirigido a la institución para quejarse por las subidas de la tarifa de la luz durante 2012.

A finales del año pasado, señala el Defensor del Pueblo en su informe anual de 2012, se recibieron quejas ante el nuevo aumento de las tarifas en enero de 2013, que se sumó a las subidas del IVA, a los anteriores incrementos del recibo y a las refacturaciones aplicadas por orden del Tribunal Supremo.

Las subidas "suponen una carga excesiva para muchos ciudadanos" y afectan fundamentalmente a los usuarios acogidos a la Tarifa de Último Recurso (TUR), a la que se encuentran acogidos unos 20 millones de hogares y pymes, recuerda el informe.

El Defensor del Pueblo advierte además de que "la ausencia de claridad de las facturas emitidas por las compañías eléctricas es una constante en la queja", y por este motivo reclama a Industria que promueva un modelo en el que el consumidor conozca las fuentes energéticas, su impacto y el desglose de todos los conceptos.

Las comercializadoras de electricidad, lamenta, emiten sus facturas de forma no homogénea, hasta el punto de que mientras unas se limitan a facturar el consumo, otras detallan la parte que va a impuestos, al suministro de energía y a partidas ajenas a la producción.

Junto a esto, reclama a Industria que defina lo antes posible el nuevo concepto de consumidor vulnerable, que está llamado a sustituir a los grupos beneficiarios del bono social. De forma transitoria se está asimilando esta nueva figura a la del bono social, si bien es necesario avanzar en su definición, explica.

El Defensor del Pueblo también se hace eco de las quejas de los consumidores por cortes irregulares del suministro, así como de algunos casos concretos, como el de usuarios que en apenas dos semanas han recibido dos facturas, una de 114 euros y otra de 137 euros.

PRÁCTICAS ENGAÑOSAS EN EL GAS.

En cuanto al suministro del gas, indica que la mayoría de las quejas hacen referencia a "prácticas engañosas o sin consentimiento de los usuarios para contratar el servicio", así como para realizar revisiones sin que haya transcurrido el plazo legalmente establecido.

Se da la circunstancia de que las personas de edad avanzada son las más afectadas por estas revisiones irregulares o por las prácticas engañosas en el proceso de contratación, indica.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies