Nuclenor rechaza la decisión del Gobierno por "arbitraria" y no descarta acciones legales

 

Nuclenor rechaza la decisión del Gobierno por "arbitraria" y no descarta acciones legales

Actualizado 02/07/2009 22:33:56 CET

MADRID, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

La titular de la central de Garoña, Nuclenor (50 por ciento Endesa, 50 por ciento Iberdrola) rechazó hoy por "arbitraria" y "carente de justificación" la decisión del Gobierno de cerrar la central nuclear burgalesa dentro de cuatro años y no renovar así el permiso de explotación de diez años más solicitado por el sector, y no descartó llevar a cabo "cuantas acciones legales" le puedan corresponder para la defensa de "sus derechos e intereses legítimos".

"La planta se encuentra modernizada y actualizada con fuertes inversiones anuales y sus seguridad ha sido avalada por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), así como por cinco equipos de inspección de organismos internacionales en los últimos doce años, de ellos tres de la Agencia Internacional de Energía Atómica, dependiente de la ONU", argumentaron.

Así, considera que la situación que se plantea es "insólita" e "inédita" y manifiesta que entre otras razones, por las que debería renovar la licencia de explotación, Garoña se encuentra "modernizada y actualizada" con fuertes inversiones anuales, su equipo humano está "bien entrenado" y "fuertemente comprometido" con la seguridad.

"Además, no debería cerrarla por la importancia que supondría para el sistema eléctrico nacional el funcionamiento de la central durante los próximos diez años solicitados, en términos de garantía de suministro, de aportación a la red de una energía eléctrica de base competitiva, de ahorro de emisiones de CO2 y de aportación al desarrollo económico y social en la zona de influencia", concluyó.

Por su parte, la Sociedad Nuclear Española (SNE) apuntó que la decisión del Gobierno "no responde" a razones técnicas, económicas, sociales o medioambientales, sino que solamente responde a razones de "índole política".

Entre otros motivos, consideró que la central ha superado "con éxito" un proceso de revisión técnica del CSN, dispone de unos indicadores de funcionamiento que la sitúan entre las cincuenta primeras de las 440 centrales nucleares del mundo y en el rango de las diez primeras de Europa.

"La energía que produce la central de Garoña se va a tener que sustituir fundamentalmente por centrales de combustible fósil, probablemente gas, lo que representa un mayor coste de producción, una mayor emisión de gases de efecto invernadero y el consumo de recursos energéticos necesarios para el futuro", añadió.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies