La industria logra incentivos de 155 millones en la subasta extraordinaria de interrumpibilidad

Actualizado 24/12/2014 13:25:41 CET

El servicio de interrumpibilidad para 2015 alcanza un coste de 507 millones, un 7,5% por debajo del de 2014

   MADRID, 24 Dic. (EUROPA PRESS) -

   La subasta extraordinaria completada entre el lunes y el martes en Zaragoza por Red Eléctrica para adjudicar a los grandes consumidores el conocido como servicio de interrumpibilidad se ha saldado con el pago de 155 millones de euros a los pujadores, todos ellos pertenecientes a plantas industriales.

   En concreto, REE ha conseguido comprar 204 bloques de 5 MW (1.020 MW), adicionales a los 238 que ya compró a mediados de noviembre, por los que ha pagado 155 millones de euros, a un precio medio de 152.142 euros/MW.

   Este precio es un 15% inferior al precio medio de los 2.000 MW de potencia interrumpible asignados en noviembre, cuando alcanzó un precio medio de 176.339 euros.

   En estas subastas extraordinarias han participado un total de 45 pujadores, todos pertenecientes a plantas industriales; un tercio de los 140 participantes de los habilitados en las subastas de noviembre.

   Gracias al diseño de la subasta, tipo lonja decreciente, y a la presión competitiva demostrada por los pujadores durante los 2 días, ha sido posible realizar 4 convocatorias competitivas, y asignar 6 últimos bloques mediante la regla de mecanismo de asignación directa contemplada en las reglas de las subastas, informaron desde REE.

   De este modo, REE ha podido comprar para 2015 toda la potencia interrumpible disponible (3.020 MW) en el sistema eléctrico peninsular español, por 507 millones de euros, lo que se traduce en un ahorro para los consumidores de 35 millones de euros en comparación con el coste de este servicio en 2014.

   El servicio de interrumpibilidad consiste en un pago a los grandes consumidores de luz a cambio de detener su actividad en momentos en los que exista saturación en el sistema eléctrico.

   Para asignar la interrumpibilidad, la reforma energética recoge la creación de estas nuevas subastas, en las que las empresas pujan por bloques de megavatios a un menor precio eléctrico a cambio de ofrecerse a recortar su consumo si así se lo pide el operador del sistema.

ALCOA RETIRA LOS DESPIDOS TRAS LA SUBASTA.

   Por otro lado, la compañía Alcoa informó este martes de que retirará el procedimiento de despido colectivo que anunció para las plantas de Avilés (Asturias) y A Coruña (Galicia) una vez se confirmen oficialmente los resultados de la subasta de los servicios de interrumpibilidad.

   No obstante, la multinacional estadounidense aseguró que esta solución es temporal y que las dos plantas siguen siendo vulnerables.

   A través de un comunicado, la empresa señaló que, a falta de validación oficial por parte de las instituciones pertinentes, los servicios de interrumpibilidad en la subasta adicional celebrada estos días "son suficientes para la continuidad operativa de las plantas en las actuales condiciones de mercado".

   Sin embargo, Alcoa quiso dejar claro que es necesario un marco energético "a largo plazo", ya que la interrumpibilidad obtenida "sólo servirá para un periodo de doce meses".

   Tras la primera subasta de interrumpibilidad, Alcoa anunció los despidos colectivos en Avilés y A Coruña, al entender que no estaban satisfechas sus demandas y que no podían competir en esas condiciones.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies