Geolit presenta un proyecto de climatización centralizada que usa como combustible biomasa del olivo

 

Geolit presenta un proyecto de climatización centralizada que usa como combustible biomasa del olivo

Actualizado 16/09/2006 17:00:10 CET

JAEN, 16 Sep. (EUROPA PRESS) -

El proyecto de climatización centralizada de Geolit, que usa como combustible biomasa procedente de los restos de la poda del olivar, se presenta mañana en la Diputación Provincial de Jaén.

En un comunicado remitido a Europa Press, fuentes de Geolit informaron de que la promoción y el desarrollo de esta instalación será asumida por la sociedad Geolit Climatización, participada por Valoriza Energía, Inverjaén, Centrales Térmicas y Redes, Parque del Aceite y del Olivar.

La Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa, a través de la Agencia Andaluza de la Energía, aprobó construir la primera instalación de España que producirá frío y calor a partir de biomasa, según informa la web 'Ambientum'.

Este proyecto, que contará con una inversión de más de dos millones de euros, dotará al jienense Parque Científico-Tecnológico del Aceite y del Olivar (Geolit) y a las empresas que se ubiquen en el recinto, de la infraestructura necesaria para satisfacer las necesidades de energía térmica durante todo el año, tanto de frío como de calor.

La instalación, que constará con 33.000 metros cuadrados, utilizará como combustible 800 toneladas de biomasa anuales, tales como astillas del olivar, residuos forestales y agrícolas, o cultivos energéticos.

El funcionamiento se basará en la combustión de dos calderas de biomasa, que tendrán un elevado rendimiento y fiabilidad, contando con sistemas de alimentación automática del combustible, optimización de la combustión, regulación modulante mediante variadores de frecuencia, sistemas multiciclónicos de depuración de gases de la combustión y extracción automática de cenizas.

Cada una de estas calderas tendrá una potencia de 3.000 kilovatios. Además, una vez que se genere el agua fría o caliente, se distribuirá mediante una red de tuberías preaisladas hasta las diferentes parcelas donde estén situados los edificios.

El uso de biomasa supone un nulo impacto ambiental puesto que se reducen totalmente las emisiones de dióxido de carbono a la atmósfera.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies