Indra pide a sindicatos crear una mesa para negociar un ajuste con "probable" ERE

Fernando Abril-Martorell, presidente de Indra
EUROPA PRESS
Publicado 25/06/2015 14:27:16CET

Abril-Martorell subraya que se deben reducir costes, simplificar estructuras y mejorar procedimientos

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Indra, Fernando Abril-Martorell, ha señalado este jueves en la junta de accionista que la compañía ha solicitado a los representante de los trabajadores la formación de una mesa negociadora para abordar una reestructuración en la empresa, que incluirá la rescisión de algunos contratos y cambios en otros.

"Le confirmo que la compañía tiene intención de reestructurar la plantilla, lo que probablemente incluirá un ERE, pero es pronto para señalar a cuántos afectará", ha explicado el presidente de Indra en respuesta a las preguntas de los accionistas en lo que ha sido su primera junta como presidente de Indra desde su nombramiento el pasado mes de enero.

De acuerdo con los últimos datos facilitados por la multinacional, Indra, que a cierre del primer trimestre tenía una platilla total compuesta por 39.155 personas, emplea a 21.746 trabajadores en España.

Para el directivo, la compañía se ha visto obligado a estudiar todas las medidas a su alcance para revertir la caída de la rentabilidad. En cualquier caso, Abril-Martorell ha subrayado que la empresa se enfrenta a este proceso con el "máximo respeto", "actitud abierta", con "voluntad de negociar" y llegar a "consensos".

El presidente de Indra ha señalado que este proceso se enmarca en la búsqueda de una solución a largo plazo y ha recordado que la multinacional está llevando a cabo un proceso de reestructuración de plantilla similar en Brasil, que implicará el ajuste de unos 1.000 empleos en los próximos meses.

"Se deben reducir costes, simplificar estructuras y mejorar procedimientos", ha explicado el presidente de Indra, quien ha subrayado que la firma mantendrá inversiones y será selectiva en los proyectos.

Si bien el directivo no ha aportado datos sobre la cantidad de afectados por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE), fuentes del mercado apuntan que el ajuste podría afectar a unas 1.500 personas.

ESTRUCTURA "PESADA"

Durante su intervención, Abril-Martorell ha manifestado que, aunque Indra es una "historia de éxito" y crecimiento, que desde 1993 ha incrementado por diez su plantilla y ventas, la compañía ha desacelerado sus ventas desde el comienzo de la crisis en España, lo que ha supuesto un deterioro de la rentabilidad.

El directivo ha señalado algunos de los motivos que han provocado esta situación como la caída de las ventas en España y ha explicado que los costes de personal no son lo "suficientemente variables" para soportar la caída de margenes añadiendo que hasta ahora no se han llevado a cabo ninguna medida para paliar esta situación.

Para el directivo algunos de los puntos débiles de la multinacional son los servicios de "bajo valor añadido", la excesiva "fragmentación" de clientes, así como la pérdida de "enfoque" en lo que se refiere a los costes de la compañía, que cuenta con una estructura "pesada" y en algunos casos "redundante".

El presidente de Indra ha emplazado a los accionistas a esperar al día 8 de julio, cuando se presentará el plan de la compañía en una presentación a inversores, donde la firma definirá los próximos pasos a adoptar.

En lo que se refiere a las cuentas de la compañía, Indra registró unas pérdidas netas de 20 millones de euros en el primer trimestre de 2015, frente al beneficio de 31 millones de euros del mismo periodo del ejercicio anterior, por la estacionalidad de procesos electorales y los resultados negativos en Brasil. El consejo de administración de la compañía ha decidido no proponer el reparto de dividendo con cargo a reservas.

CRITICAS DE LOS SINDICATOS

Durante la ronda de preguntas, los representante de los trabajadores de Indra han criticado que la compañía haya esperado a la celebración de la Junta para solicitar una hora antes la formación de la mesa negociadora. "No confían en sus trabajadores", ha preguntado la portavoz de Co.bas a Abril-Martorell.

La portavoz ha criticado que la remuneración de los directivos de las grandes empresas de Ibex, entre ellos Indra, sea 75 veces el gasto medio por empleado de esas mismas compañías.

El presidente de Indra ha recordado que el consejo de administración se ha bajado el sueldo un 20% respecto a 2014, a la vista de que no se han cumplido los objetivos hechos públicos por la sociedad para dicho ejercicio e Indra va a ser muy "rigurosa" con el cumplimiento de objetivos en el futuro.

Algunos de los accionistas ha denunciado además la indemnización del expresidente de Indra, Javier Monzón, que percibirá unos 16 millones de euros, tildando de "excesivo" el finiquito del directivo que, en su opinión, "ha demostrado ser un incompetente". En este sentido, Abril-Martorell se ha limitado a señalar que el expresidente recibirá la indemnización estipulada en su contrato.