El recibo de la luz cae un 0,74% en julio y corta la tendencia alcista de los últimos meses

Bombilla, bombillas, luz, electricidad, energía
EUROPA PRESS
Publicado 31/07/2017 10:32:01CET

MADRID, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

El recibo medio de electricidad ha caído un 0,74% este mes de julio con respecto al pasado mes de junio, con lo que corta así la tendencia alcista que le había llevado a encadenar tres meses consecutivos de repuntes, según datos recogidos por Europa Press a partir del simulador de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).

En concreto, la factura media para un consumidor doméstico ascendió a 66,56 euros en julio, frente a los 67,06 euros del mes anterior. De este importe, 14,88 euros corresponden al término fijo, 37,45 euros al consumo, 2,68 euros al impuesto de electricidad y 11,55 euros al IVA. Para realizar un cálculo homogéneo se han tomado los 30 días del mes de junio más el último día de mayo.

Este recibo de la luz corresponde a un consumidor medio similar al utilizado por el Ministerio de Energía en sus cálculos, con una potencia contratada de 4,4 kilovatios (kW) y una demanda anual de 3.900 kilovatios hora (kWh), propia de una familia con dos hijos.

No obstante, con respecto a julio de 2016, el encarecimiento en la factura de la luz es de un 6,5%, algo más de 4 euros sobre los 62,48 euros que supuso el recibo hace un año.

PRIMER DESCENSO DESDE MARZO.

De esta manera, el recibo de la luz registra su primer descenso desde marzo, tras las subidas de junio (+1%), mayo (+0,9%) y abril (+0,5%), que rompieron con las caídas de febrero y marzo que habían dejado atrás el episodio alcista de enero y nueve meses seguidos de subidas.

En concreto, en febrero se había registrado el primer descenso mensual en la factura de la luz desde mayo de 2016, después de haber encadenado nueve meses consecutivos de alzas.

Desde mayo del año pasado el recibo de la luz había entrado en una espiral alcista, después de un arranque de 2016 con importantes caídas en los meses de enero (10,6%), febrero (6,5%), marzo (0,4%) y abril (3,1%).

Esta espiral alcista tuvo su punto álgido en enero, cuando la subida de la demanda por la ola de frío de la segunda quincena del mes, unido a otros factores como la exportación a Francia por la indisponibilidad nuclear o la reducción en las aportaciones del agua, llevó a marcar, uno tras otro, los registros más elevados en el mercado mayorista de electricidad desde diciembre de 2013.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies