Constancio asegura que los cambios en el BCE no serán inmediatos para no ahogar el crecimiento

Publicado 17/01/2018 10:32:28CET

El vicepresidente del BCE se muestra partidario de dejar el MEDE como está y no transformarlo en un Fondo Monetario Europeo

FRÁNCFORT (ALEMANIA), 17 Ene. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Vítor Constancio, considera que cualquier posible ajuste en las directrices sobre la posición del instituto emisor deberá llevarse a cabo de manera gradual, señalando que estos no se aplicarán de forma inmediata, ya que no se debería ahogar el crecimiento prematuramente en ausencia de riesgos inflacionistas.

"No estamos cambiando la senda de nuestra política monetaria", subraya Constancio en una entrevista concedida al diario 'La Repubblica', recogida por Europa Press, donde explica que la reducción de las compras mensuales del BCE representa la adaptación de la política monetaria al nuevo contexto económico.

"Esto no significa que la política monetaria no vaya a seguir siendo acomodaticia durante un largo periodo de tiempo. No vemos riesgos de inflación. No deberíamos ahogar el crecimiento demasiado pronto", añadió el vicepresidente del BCE, que abandonará el cargo el próximo mes de mayo.

En cuanto al ajuste de las directrices del BCE sobre política monetaria, Constancio apunta que la institución considera necesario "un ajuste gradual" de todos sus elementos si la economía sigue creciendo y la inflación se mueve hacia el objetivo del banco central, aunque subraya que "esto no significa que los cambios serán inmediatos".

MANTENER EL MEDE.

Por otro lado, el banquero portugués se ha mostrado partidario de mantener la actual estructura del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEdE), señalando que no ha escuchado ningún argumento convincente sobre su transformación en un Fondo Monetario Europeo.

"Tiene sus tareas y las realiza bien", afirma Constancio, destacando el papel desempeñado por la Comisión Europea en el control presupuestario de los gobiernos y asumiendo la responsabilidad de los ajustes.

"No veo ninguna razón para ajustar el marco institucional y crear un nuevo organismo, reduciendo así el rol de la Comisión Europea", apostilla.