Almunia cree que las cajas españolas necesitan más de 20.000 millones entre capital público y privado

Actualizado 26/01/2011 14:47:07 CET

El vicepresidente de la Comisión afirma que el plan reforzará la confianza en el sistema financiero español

BRUSELAS, 26 Ene. (EUROPA PRESS) -

El vicepresidente de la Comisión y responsable de Competencia, Joaquín Almunia, ha dicho este miércoles que las cajas de ahorro españolas necesitarán más de los 20.000 millones de euros estimados por el Gobierno para reforzar su capital. A su juicio, esta cifra se refiere únicamente a la necesidad de fondos públicos y a ella hay que añadir el capital privado que se capte en los próximos meses.

"La cifra de 20.000 se refiere al capital público a disposición del FROB (Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria) en el caso de que fuese necesario utilizar capital público porque no hubiese habido de aquí a final de septiembre capital privado para recapitalizar las entidades financieras", ha explicado Almunia al ser preguntado por si considera suficiente esta cantidad para reforzar el capital de las cajas.

"Pero no estamos hablando sólo de 20.000 millones", ha agregado, sin dar ninguna estimación alternativa. A su juicio, el recurso al capital privado es "la fórmula más razonable" y la inyección de fondos públicos en las cajas debe ser "el último instrumento disponible en el caso de que no haya capital privado".

"Las medidas anunciadas por el Gobierno son medidas que incrementan la confianza en el sistema financiero español, una confianza que yo creo que debiera ser más sólida de lo que algunos observadores atribuyen", ha resaltado el vicepresidente de la Comisión.

"La realidad del sistema financiero español, para cualquiera que conozca en detalle su situación, es mucho mejor de cómo algunos la pintan. Yo creo que las medidas del Gobierno español van a permitir reforzar esa confianza, aparte de permitir reforzar la base de capital de las entidades financieras que lo necesitan", ha concluido.

El Ejecutivo comunitario ya avisó este martes de que todas las cajas que reciban inyecciones de fondos públicos deberán presentar a Bruselas un plan de reestructuración, que normalmente implica reducir el tamaño y vender parte de sus actividades.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies