(Ampl. 2) Principio de acuerdo en la fusión de Caixa Catalunya para recortar 1.300 empleos y 395 oficinas

Actualizado 25/11/2009 19:31:34 CET

Rebaja la cifra de máximos inicial en 500 personas y 105 oficinas

BARCELONA, 25 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los sindicatos y las direcciones de las tres cajas implicadas en el proceso de fusión de Caixa Catalunya, Tarragona y Manresa acercaron hoy posiciones para el recorte de 1.300 empleos y 395 oficinas, tras un encuentro del que las cajas salieron hablando de "principio de acuerdo". Los sindicatos rechazaron esta acepción, pero reconocieron que se están "aproximando bastante".

La reducción de 1.300 puestos de trabajo --que en un principio llegaba a unos 1.800-- se repartirá en prejubilaciones y bajas incentivadas, y el cierre de oficinas será de 395 "en una primera fase", mientras que el resto, hasta las 500 inicialmente planteadas, contará con un plazo de dos años para salir de pérdidas y evitar la clausura.

Las cajas destacaron la voluntariedad de acogerse a la prejubilación o bajas incentivadas, y explicaron que se han mejorado las condiciones económicas para las dos vías voluntarias de desvinculación, prejubilaciones y bajas.

Añadieron que también se han "armonizado" las condiciones laborales que tendrán los trabajadores de la nueva entidad, mediante "equiparaciones salariales progresivas".

Las tres cajas señalaron que "las distintas partes han mostrado una fuerte voluntad y compromiso de contribuir a la creación de una nueva entidad viable, eficiente, solvente y competitiva frente a los retos del futuro", y confiaron en ratificar el acuerdo laboral "en breve, tras cerrar algunos detalles aún pendientes". Mañana habrá una nueva reunión.

Los sindicatos se mostraron a la espera del encuentro de mañana para ver si se concreta un pacto. Su reivindicación principal es que el cierre de sucursales no implique bajas --a no ser que el empleado desee abandonar la entidad de forma voluntaria--, sino que se solventen con prejubilaciones y recolocaciones.

Asimismo, defendieron que la segunda fase respecto al futuro de las oficinas actualmente en pérdidas se desarrolle con un estudio "caso a caso" para mejorar su funcionamiento y conseguir que vuelvan a beneficios, lo que evite más cierres.

UGT destacó que quedan "flecos por solventar" como que las direcciones de las cajas les otorguen "toda la información referente al proceso de fusión", que se constituya una comisión de seguimiento del traslado de trabajadores por el cierre de sucursales y que se equiparen las condiciones de las tres plantillas más allá de lo que ofrecen ahora las cajas.

Mientras no se cierra el acuerdo laboral, unas 150 personas convocadas por los sindicatos se concentran a esta hora ante Caixa Manresa en Sant Fruitós del Bages (Barcelona), coincidiendo con la reunión del consejo de administración de la entidad, para reclamar mejores condiciones que las planteadas inicialmente en la fusión, que barajaban un recorte de 1.800 empleos y 500 oficinas.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies